Home»Atlántico»Biología pesquera»Interés pesquero del camarón cabezudo gigante

Interés pesquero del camarón cabezudo gigante

En caso de un desarrollo del marisqueo del cangrejo rey, los camarones cabezudos del alto y gigante serían las especies acompañantes de mayor interés económico...

1
Compartido
Pinterest Google+

El ‘Heterocarpus laevigatus’ es conocido en Canarias como camarón cabezudo del alto y camarón moruno del alto (en Madeira, ‘Camarão cabeçudo do alto’). En caso de un desarrollo del marisqueo del cangrejo rey, los camarones cabezudos del alto y gigante serían las especies acompañantes de mayor interés económico. [En PELLAGOFIO nº 40 (1ª época, abril 2008)].

Por JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ, JOSÉ I. SANTANA Y GRUPO DE BIOLOGÍA PESQUERA
Instituto Canario de Ciencias Marinas
Ilustración de F. J. TEJERA Y A. BAUTISTA-OCEANOGRÁFICA

Los proyectos Interreg III B Pescprof 1-2-3 (2003-2008) están realizando un esfuerzo de desarrollo tecnológico, prospección, divulgación y promoción de nuevos recursos pesqueros de aguas profundas de la Macaronesia. En la hipótesis de un desarrollo del marisqueo del cangrejo rey (Chaceon affinis), los camarones cabezudos del alto y gigante serían las especies acompañantes de mayor interés económico.

Descripción
Crustáceo decápodo de la familia de los pandálidos. Caparazón (cefalotórax) grande, globoso, con cuatro quillas longitudinales bien desarrolladas (dos en cada lado). Rostro (cuerno) de longitud moderada, robusto y algo curvado hacia arriba; su longitud y número de dientes varían con la talla. Cada lado del caparazón se prolonga anteriormente en dos fuertes y agudas espinas, la superior (antenaria) es más corta que la inferior (pterygostomiana). Cinco pares de patas delgadas, las del segundo par multiarticuladas en su extremo (carpo) y desiguales (“heterocarpus”) en tamaño. Segundo segmento abdominal en forma de silla de montar. En el tercer segmento abdominal, la quilla dorsal está poco marcada en forma de superficie elevada y lisa, acabando posteriormente en una pequeña expansión redondeada, sin espina. Sexto segmento abdominal reducido y acabando en un gran apéndice caudal (telson). El macho con un órgano masculino secundario en el segundo apéndice (pleópodo) abdominal. Todo el cuerpo y sus apéndices son de color rojo anaranjado más o menos uniforme.

Forma pequeños enjambres que se desplazan a escasa distancia por encima del fondo, en sustratos fangosos y, en menor medida, arenosos del talud superior entre 667 y 1.462 m de profundidad

Biología
Especie circuntropical, presente en zonas tropicales y subtropicales-templadas de los océanos Índico, Pacífico y Atlántico. Sus límites de distribución latitudinal no son bien conocidos. En el Atlántico Este ha sido citado en Madeira, Canarias, Sahara Occidental (hasta la antigua Villa Cisneros), Cabo Verde y en el sector Angola-Sudáfrica. Su presencia en Azores precisa ser confirmada. Forma pequeños enjambres que se desplazan a escasa distancia por encima del fondo, en sustratos fangosos y, en menor medida, arenosos del talud superior entre 667 y 1.462 m de profundidad (fuera de Canarias, citado entre 302 y 1200 m), siendo más abundante a 800-1.100 m. Crecen hasta 6 cm de longitud de caparazón (LC) y unos 90 g de peso (hasta 12 camarones en 1 kg). Las hembras son más abundantes que los machos (3 hembras por cada 2 machos) y alcanzan la madurez con un tamaño medio de 2,5 cm LC; portando huevos pequeños y numerosos, color rojo acastañado, en su abdomen todo el año (principalmente en febrero-julio). Hábitos carnívoros, aunque también se alimentan de carroñas.

Interés pesquero
Diferentes investigaciones han demostrado la presencia de poblaciones moderadas en Canarias, realizándose capturas esporádicas tanto con nasas caladas en el fondo (multiespecies) como camaroneras semiflotantes (selectivas). Dada su escasez, no es suficientemente conocido. Por esta razón y dado su hábitat profundo, en la actualidad no se producen capturas comerciales.

Utilización y preparación
Carne blanquecina y relativamente consistente, de excelente calidad. Se puede utilizar en fresco, refrigerado o congelado. En caso de pescarse, se comercializaría entero. Se puede preparar cocido, en ensalada, a la plancha, en carpaccio, en pinchitos, al ajillo y en espagueti, entre otras.

Más información
www.pescprof.net

Anterior

El avión francés más famoso

Siguiente artículo

Antonio Montesdeoca, el “capitán Varela”

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *