Home»Atlántico»Yo fui en el correíllo»Los vapores que sacaron a Franco de Canarias

Los vapores que sacaron a Franco de Canarias

El correo 'Viera y Clavijo' y el remolcador 'España II' navegaron durante gran parte del siglo XX en aguas del...

0
Compartido
Pinterest Google+

El correo ‘Viera y Clavijo’ y el remolcador ‘España II’ navegaron durante gran parte del siglo XX en aguas del archipielago canario, donde prestaron innumerables servicios. Pero ambos entraron en los libros de Historia al permitir a Franco iniciar el levantamiento militar faccioso del 18 de julio. Entrega nº 32 de la serie “Yo fui en el correíllo”. [En PELLAGOFIO nº 20 (2ª época, mayo 2014)].

Por YURI MILLARES
Índice del relato, al pie de esta página

2.El vapor Viera y Clavijo fue construido junto a sus gemelos La Palma y León y Castillo entre 1911 y 1912, para servir en las aguas del archipiélago por encargo de la Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios. Con sus 66,5 metros de eslora y sus 880 toneladas de registro bruto, salió del astillero Caledon (en Dundee, Reino Unido) y fue entregado a su armador en febrero de 1912, saliendo de Liverpool el día 15 con destino a Las Palmas. Adquirido en 1929 por la Compañía Trasmediterránea, cuando esta empresa compró la naviera canaria y su flota, estuvo en servicio hasta 1976. Llevado a Holanda para ser convertido en museo marítimo, fue desguazado en 1984. En su historia marinera hay dos episodios que lo hicieron entrar en los libros de Historia.

En 1937 el ‘Viera y Clavijo’ (con el que Franco viajó de Tenerife a Gran Canaria en 1936 para iniciar el levantamiento) protagonizó una espectacular fuga desde Villa Cisneros

Transporte de golpistas y represaliados
En 1937 protagonizó la espectacular fuga desde Villa Cisneros de un grupo de presos, de soldados que los custodiaban y de marineros del propio buque, en una huida desesperada del fascismo. Pero, curiosamente, había servido un año antes a Franco, destinado en Tenerife, para iniciar el golpe de Estado del 18 de julio que había provocado la detención de aquellos presos, durante la feroz represalia desatada.

El remolcador 'España II' varado en el puerto de Sanata Cruzde Tenerife en 1952, para unas reparaciones.| FOTO CEDIDA POR J. GARRIDO
El remolcador ‘España II’ varado en el puerto de Santa Cruzde Tenerife en 1952, para unas reparaciones.| FOTO CEDIDA POR J. GARRIDO
La oportuna y sospechosa muerte por un disparo en la barriga del general Amado Balmes, comandante militar de Gran Canaria y leal al gobierno, era lo que Franco necesitaba. “La obligación de presidir el funeral proporcionó la excusa perfecta para viajar a Gran Canaria en el barco nocturno”, escribe Paul Preston en su biografía del dictador. Aquel barco no era otro que el Viera y Clavijo, vapor correo que unía las respectivas capitales en una travesía que tenía su salida en torno a la medianoche y llegaba a destino a la mañana siguiente. Así fue como el 16 de julio Franco, acompañado por su esposa e hija y un grupo de oficiales implicados en la trama golpista, se convierten en pasajeros del correíllo con destino a Las Palmas, a donde llegaron el día 17 para poner en marcha la sublevación.

Necesitaba ir hasta el aeródromo de Gando, donde le esperaba el avión que lo trasladaría a África

El 'España II' estuvo en 1952 en el Varadero de Industrias Marítimas de Tenerife, talleres que dirigía Tiburcio Garrido Miranda (padre del capitán de remolcadores Juan Garrido López).| FOTO CEDIDA POR J. G.
El ‘España II’ estuvo en 1952 en el Varadero de Industrias Marítimas de Tenerife, talleres que dirigía Tiburcio Garrido Miranda (padre del capitán de remolcadores Juan Garrido López).| FOTO CEDIDA POR J. G.
Por fin, en la madrugada del 18 de julio firmó la declaración del estado de guerra desde la capital grancanaria. Pero necesitaba ir hasta el aeródromo de Gando, donde le esperaba el avión que lo trasladaría a África con el objetivo de ponerse al frente de la parte del Ejército que lo secundaba, y en la isla, aquel sábado 18 de julio, había resistencia al golpe.

Historia del ‘España II’
Los militares que lo secundaban sacaron a las calles de Las Palmas la artillería, pero la carretera hacia el aeródromo no era segura (habría caído en manos de leales a la República que lo esperaban en el túnel de La Laja), así que decidió ir por mar y embarcó en el vapor España II que lo dejó en la orilla de la playa en Gando para subir al avión De Havilland DH89 Dragon Rapide que lo esperaba.

Franco habría caído en manos de leales a la República que lo esperaban en el túnel de La Laja, así que decidió ir por mar y embarcó en el vapor ‘España II’

El 'España II' maniobra entre barcos pesqueros japoneses que tenían su base en el puerto de la La Luz, en los años 70.
El ‘España II’ maniobra entre barcos pesqueros japoneses que tenían su base en el puerto de la La Luz, en los años 70.| FOTO CEDIDA POR J. G.
El España II era un pequeño remolcador que había sido construido en el propio puerto de La Luz en 1926, por encargo de su armador Cory Hermanos SA, empresa filial del grupo Miller. Apenas tenía 25,5 metros de eslora y 92 toneladas de registro bruto y tuvo una larga vida al servicio del puerto donde operaba.

“Cuando los demás remolcadores estaban ocupados atendía también a los barcos mercantes, pero normalmente se dedicaba a los pesqueros”, en tareas de salvamento, achique y remolque, explica Juan Garrido López, que fue capitán de remolcadores en La Luz desde mediados de los años 60 a principios de los 80. “Era un barco pequeño, lo que no quita para que hiciera grandes cosas en el puerto. Pero terminó como han terminado todas las cosas en el puerto de La Luz: en el fondo. Porque aquí no se recupera ni se tiene la más mínima intención de conservar el patrimonio”, se lamenta, echando en falta que en una ciudad como Las Palmas no exista aún un museo naval.

Jaime, patrón del 'España II' en los años 70. Tenía turno de día y venía cada día desde Arucas.
Jaime, patrón del ‘España II’ en los años 70. Tenía turno de día y venía cada día desde Arucas.| FOTO CEDIDA POR J. G.
El alcalde de la ciudad Fernando Ortiz Wiott (que fue nombrado en 1974 por una Comisión Gestora del Ayuntamiento que presidió el falangista Juan Mulet López) tuvo la idea, en 1977, “de ponerlo en seco en la rotonda donde está ahora la escultura de [Tony] Gallardo, a la entrada del Puerto”, recuerda Garrido. Pero pocos meses después Ortiz Wiott dejaba la alcaldía “y el tema queda aparcado per sécula [seculórum]”.

Y aquí entra en escena otro hecho curioso en esta historia: el alcalde Ortiz Wiott, reconocido y apreciado regidor de la ciudad, además de hombre demócrata, tuvo el valor, un mes antes de su cese en diciembre de 1977, “de restituir la memoria y el honor del Dr. Juan Negrín López, ciudadano de Las Palmas de Gran Canaria y Presidente de la II República, al anular la orden del 27 de abril de 1938 de designación de ‘Hijo Espúreo e indigno de la Ciudad”, según publicó en su web el Club La Provincia, durante el homenaje que se le tributó en 2007.

Abandonado y hundido dos veces
Fuera de servicio y olvidado en un rincón del puerto junto a otros buques abandonados, el 16 de febrero de 1981 Juan Garrido (entonces capitán-inspector de la flota de Cory Hermanos) escribió al comandante militar de Marina de Las Palmas informando de su hundimiento.

El ‘España II’ es reflotado en 1987, para hundirlo fuera de las aguas del puerto de La Luz.| FOTO GARRIDO (ARCHIVO PELLAGOFIO)
El ‘España II’ es reflotado en 1987, para poder ser hundido fuera de las aguas del puerto de La Luz.| FOTO GARRIDO (ARCHIVO PELLAGOFIO)
“A primeras horas del día hoy, 16 de Febrero, y debido posiblemente al mal tiempo reinante, el remolcador ESPAÑA II que se encontraba abarloado por tierra de otros buques inactivos en las proximidades del espigón norte del dique Reina Sofía, se supone que tocó fondo en la escollera a consecuencia de lo cual sufrió posiblemente rotura de sus planchas que produjeron el hundimiento del remolcador”, decía en aquel escrito.

En septiembre de 1987, sin embargo, se pudo ver por última vez sobre la superficie del agua al remolcador que se hizo famoso un día por haber facilitado a Franco su salida de Las Palmas, aquel fatídico 18 de julio. “Vino una cabria (que trajeron de Tenerife, pero no sé si trabajaba allí o circunstancialmente estaba en Tenerife), lo reflotaron y se echó al fondo fuera del puerto junto a una docena de barcos que allí había hundidos”, relata a PELLAGOFIO el capitán, ya jubilado, Juan Garrido. Estorbaban para la realización de las obras de ampliación del puerto, que destinó aquel lugar a los astilleros de Repnaval.

■ ÍNDICE
Una fuga épica

Este artículo se organiza en seis partes:
1–“La épica de unos vapores en su fuga del fascimo”, con el Stanbrock, el barco carbonero que evacuó de Alicante a los últimos refugiados republicanos días antes del fin de la guerra civil y el Viera y Clavijo
2–“Los vapores que sacaron a Franco de Canarias”, el Viera y Clavijo fue el vapor correo que llevó a Franco de Tenerife a Gran Canaria para poner en marcha el golpe del 18 de julio.
3–“Prisiones flotantes en el puerto de Santa Cruz”, habilitadas por los fascistas en el puerto de Santa Cruz de Tenerife ante la saturación de las cárceles antes de ser enviados al destierro en el Sahara…
4–“En cuatro tiendas rodeadas por una alambrada”, la llegada de los deportados a un solitario fuerte en el desierto del Sahara Español para realizar trabajos forzados…
5–“Los deportados se fugan y la furia se desata”, cuando se fugaron de Villa Cisneros presos, la propia guarnición militar y los tripulantes Viera y Clavijo hacia Dakar.
6–Liberados al fin en Dakar, a bordo del vapor, el final de la odisea y la libertad ●

Anterior

Un Ford con capota para vender telas por los pueblos

Siguiente artículo

Calamares y potas, alimentos bajos en grasa para la mesa

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *