Home»Hemeroteca»Periódicos canarios»En busca de aborígenes por el roque Bentayga

En busca de aborígenes por el roque Bentayga

En agosto de 1932 un grupo de estudiosos sube a la cumbre de Gran Canaria en busca de restos aborígenes...

0
Compartido
Pinterest Google+

En agosto de 1932 un grupo de estudiosos sube a la cumbre de Gran Canaria en busca de restos aborígenes. Simón Benítez describe la excursión, trago de coñac incluido al grito de “¡alcorac!”. Entrega de la serie “Curiosidades de hemeroteca’ que incluye también un cuarteto publicado por el poeta Juan Millares Carló. [En PELLAGOFIO nº 31 (1ª época, abril 2007)].

■ CURIOSIDADES DE HEMEROTECA
El Tribuno
(Las Palmas de Gran Canaria, 26 abril 1932).
Fuente: El Museo Canario.
Haga clic en la portada para verla a tamaño mayor

hemeroteca-el-tribuno-3107-2

10 septiembre 1932
Excursión guanchinesca…
Miércoles 10 [de agosto]. (…) vamos a organizar una expedición que vaya a Tejeda a recoger la mayor cantidad posible de restos de los aborígenes para enriquecer nuestras colecciones y ofrecerlos al estudio del doctor Verneau [que llega de visita a la isla a fin de mes]. (…) Domingo 14. De madrugada, partimos de Tejeda rumbo al roque Bentayga. Fatigosa bajada al profundo barranco. No menos fatigosa subida por la ladera opuesta. Personas y mulos traspasamos sudorosos el Bentayga (…). Imposible precisar el tiempo invertido en la marcha. Todos somos veteranos que en esta clase de andanzas hemos aplastado alguna vez nuestros relojes entre la pared rocosa y el pecho. Y para que el accidente no se repita, todos de tácito acuerdo, hemos dejado los cronómetros en casa. [Salvador] Medina descuelga la cantimplora que trae en bandolera. La toma [Tomás] Arroyo y la ofrenda al Dios guanche diciendo:

–¡Alcorac!

Los demás responden:

–¡Al coñac!

Y arrebatándole la cantimplora, pasa de uno a otro. No se invoca a los dioses en vano. Cuando Medina recobra la cantimplora, Alcorac lo ha dejado sordo. Por más que la agita junto a su oído, no logra percibir el golpeteo del líquido en su interior. Simón Benítez. Cuevas del ex-Rey (Tejeda) ●

Un marchante con su mula deja atrás el pueblo de Tejeda, bajo la imponente figura del roque Bentayga (1925)./ AFHC-FEDAC
Un marchante con su mula deja atrás el pueblo de Tejeda, bajo la imponente figura del roque Bentayga (1925)./ AFHC-FEDAC
17 noviembre 1932
En un cuarteto.
Yo quiero condensar mi vida en un cuarteto
Con vivir y morir, todo es cumplido:
que quede algo de mí, he aquí el secreto…
¡Algo dice a mi alma que he vivido!
Juan Millares Carló

Anterior

Puerto de las Nieves, cuna de armadores y barqueros

Siguiente artículo

La mirada del otro o la otredad

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *