Home»Islas»Historia»Y el gobernador civil derriba la puerta

Y el gobernador civil derriba la puerta

Segunda parte del divertido relato que narra la ‘accidentada’ visita de los entonces príncipes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, a la isla de Fuerteventura...

1
Compartido
Pinterest Google+

Segunda parte del divertido relato que narra la ‘accidentada’ visita de los entonces príncipes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, a la isla de Fuerteventura. En la primera parte –“¡Llegan los príncipes…!”–, el helicóptero en el que se desplazaron a la isla desde Gran Canaria aterriza, por error, en el campo de fútbol de un cuartel. Enseguida reemprendieron vuelo hacia el campo civil donde les esperaban. [En PELLAGOFIO nº 39 (1ª época, marzo 2008).]

Por ANDRÉS RODRÍGUEZ BERRIEL
Fue alcalde de Tuineje (Fuerteventura) entre los años 1973 Y 1977

Por fin llegaron ante los príncipes las autoridades con las chaquetas arrugadas y las corbatas fuera de su sitio, sudorosos, y las damas, arrugadas, despeinadas, sudorosas por las carreras, sofocos y forcejeos ante la plebe, con los ramos ajados y marchitos y temblorosas por hacer una reverencia que habían ensayado sin estar rodeadas de tantas personas, estorbándose unas a otras y sin cumplir el protocolo.

En fin, desconcertante, pero aclarado el error, los ilustres visitantes y el gobernador civil como cicerone pasan al coche oficial del Cabildo Insular y el presidente con el delegado y demás autoridades arrancan para el cabildo. Aquí empieza el siguiente enredo. El presidente del Cabildo quiere ser la máxima representación de la isla, por encima del delegado del Gobierno y del alcalde capitalino y, pese a que la Delegación cuenta con un amplio balcón que domina toda la calle y la plaza de la iglesia, e incluso un vestíbulo para recibir y saludar a todas las autoridades insulares, se empeña aquél en llevarlos al cabildo.

Pese a que la Delegación del Gobierno cuenta con un amplio balcón que domina toda la calle y la plaza de la iglesia, el presidente del Cabildo se empeña en llevarlos a la casa palacio

Prisas en la casa palacio
Al bajar del coche, los coros y danzas de Tetir empiezan su repertorio de bailes típicos, pero el presidente tiene prisa y mete a los príncipes dentro de la casa palacio, dejando el folclore para otra ocasión. Dentro esperaban la corporación cabildicia, las corporaciones de los seis ayuntamientos con sus alcaldes y jefes locales del Movimiento, los concejales de los tercios familiar, sindical y patronal, los consejos insulares y locales del Movimiento, la Sección Femenina insular al completo, los jefes militares (Infantería, Marina, Aviación y Guardia Civil), el clero insular, Sanidad, funcionarios del Cabildo, parentela y amigos de los políticos principales y alguno más que “tamién diba en la rueda de los presentes” como diría Pepe Monagas.

El vestíbulo, pasillos y salón de plenos estaban abarrotados. Sin poder saludar a nadie y acompañados por unas folías que se escuchaban sobre el silencio exterior e interior, los príncipes fueron conducidos al estrado donde, una vez sentados, el presidente insular saca sus folios y empieza monótonamente a leer. No existía megafonía y cuando las folías terminaron el público dio comienzo a los aplausos y gritos de “¡vivan los príncipes!”, de tal manera que no se escuchaban las súplicas y peticiones del orador, cada vez más histérico.

El desconcierto era general y doña Sofía le cuchicheó algo al gobernador, que haciendo gala a su apodo le quitó el papel que leía al presidente del Cabildo

Desconcierto en la azotea
El desconcierto era general y doña Sofía le cuchicheó algo al gobernador, que haciendo gala a su apodo le quitó el papel al presidente, que se había quedado mudo ante el clamor de la plebe que empezaba a gritar “¡que se asomen, que se asomen!”.

Por fin, alguien señaló que el cuarto de la azotea tenía una ventana que daba a la plaza y hacia allí arrancó la comitiva, escaleras arriba. Al llegar ante el cuarto la puerta estaba cerrada y se mencionó una llave, pero Gerona de la Figuera estaba en vena y arremetió, con sus ciento y pico kilos, contra la puerta que se abrió de par en par y, una vez todos en el interior y acostumbrados los ojos a la penumbra, vieron a un señor en calzoncillos y camisilla sobre un catreviento, con los ojos a punto de saltársele del casco y rozando la taquicardia. El pobre hombre era el guardián nocturno y encargado del mantenimiento del edificio, que había aprovechado la visita principesca para descansar en su aposento, lo más alejado del mundanal ruido y arrullado por palomas y pichones.

El héroe del día, el ínclito gobernador, empuñó una azada y desclavó todas las maderas, abriendo las hojas de la ventana, desde donde los príncipes, incómodos y poco visibles, agitaron las manos

Más contratiempos: la ventana sin cristales que daba fe de la puntería de la chiquillería, estaba clavada con tablas para evitar el paso de las palomas y allí, el héroe del día, el ínclito gobernador, empuñó una azada y desclavó todas las maderas, abriendo las hojas de la ventana, desde donde los príncipes, incómodos y poco visibles, agitaron las manos a modo de saludo ante los aplausos y vítores del pueblo. Al ver los tacones de doña Sofía desaparecer en la capa de palomina [excrementos] que cubría el piso y oír al presidente del Cabildo decir que no era palomina sino encalado que se había caído, el gobernador le dijo: “Para la princesa es palomina, pero para ti es mierda paloma”.

Nos repetía Gerona de la Figuera lo bien que habían encajado los príncipes el viaje y con el humor que se lo habían tomado, dando ejemplo del saber estar y de su clase ante los avatares o resbalones de los hombres públicos de antes, y los políticos de ahora, que no se llevan paja y media en las meteduras de ancas.

Anterior

Esfuerzo de trabajadoras

Siguiente artículo

Arriero de Tirajana, hijo de esclavos negros

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *