Home»Islas»Patrimonio»Todavía queda Tindaya, la montaña “mágica”

Todavía queda Tindaya, la montaña “mágica”

La isla de Fuerteventura tiene numerosos y originales recursos que ofrecer al visitante para disponer de un turismo temático y sostenible...

8
Compartido
Pinterest Google+

La isla de Fuerteventura tiene numerosos y originales recursos que ofrecer al visitante, más allá del conocido reclamo oficial de sol y playa, para disponer de un turismo temático y sostenible. La arqueoastronomía es uno de ellos y la montaña de Tindaya su emblema estrella (y en peligro). [En PELLAGOFIO nº 3 (2ª época, septiembre 2012)].

Sobre estas líneas, dos visiones con cielo de estrellas de la montaña de Tindaya.
Por YURI MILLARES
Fotografías de TATO GONÇALVES

Los majos, antiguos habitantes de las islas de Fuerteventura y Lanzarote (muchos siglos antes de la conquista de este territorio por el normando Jean de Bethencourt, al servicio del Reino de Castilla), dejaron un amplio legado de restos arqueológicos de lo más variado como huella de su presencia. La montaña de Tindaya pasa por ser, quizá, el más conocido de los monumentos naturales que simbolizan esa presencia y su cultura. La web oficial del Instituto de Astrofísica de Canarias, en sus páginas de Arqueoastronomía, explica que “se ha determinado que los grabados rupestres conocidos como podomorfos (huellas de pies) esculpidos por los antiguos majos en la cumbre de Montaña Tindaya (Fuerteventura) siguen un patrón no aleatorio de orientación que podría esconder una justificación a la vez arqueoastronómica (orientacion al solsticio de invierno y fenómenos celestes asociados) y arqueotopográfica (orientación al Teide y Gran Canaria)”.

La protección de la montaña como Bien de Interés Cultural (BIC), sigue pendiente de materializarse en un flagrante incumplimiento de la Ley

Este importantísimo monumento (con varios yacimientos asociados, además de los famosos grabados rupestres, entre ellos dos poblados aborígenes) es, sin duda, uno de los principales atractivos de la isla majorera. Sin embargo, el conocimiento que tenemos de su potencial riqueza arqueológica y natural sigue pendiente de investigación; la protección de la montaña como Bien de Interés Cultural (BIC), sigue pendiente de materializarse en un flagrante incumplimiento de la Ley; y la creación de una ruta debidamente organizada y de unas infraestructuras museísticas acordes con la importancia del yacimiento, están igualmente pendientes de planificación y ejecución.

59 paneles y desapareciendo
El de Montaña de Tindaya es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Canarias “no sólo por la presencia excepcional del conjunto de grabados rupestres que contiene, sino por un elenco variado de elementos arqueológicos existentes en la citada montaña y en su entorno inmediato”, declara el documento (encargado por el Gobierno canario, pero no publicado) Medidas referentes a la protección y conservación de los bienes arqueológicos de la Montaña de Tindaya que firman un doctor en Prehistoria y dos arqueólogos.

Un grupo de grabados podomorfos de Tindaya, cuando fueron fotografiados en 1996.

Con un gran número de huellas de pies grabadas en la piedra, “constituye una de las estaciones de estas características más importantes del mundo, sobre todo por la exclusividad de los motivos”

Comenzando por lo más conocido, el documento señala la presencia de un gran número de huellas de pies grabadas en la piedra hasta contabilizar unos 59 paneles con 269 motivos, lo que “constituye una de las estaciones de estas características más importantes del mundo, sobre todo por la exclusividad de los motivos”. Como curiosidad, José de León Hernández, uno de los arqueólogos que redactó dicho informe, ha explicado a PELLAGOFIO que no sólo hay huellas de pies con sus dedos, sino también motivos de pies sin dedos “que se asocian a sandalias”.

Sorpresa en la cima
La presencia de tal número de grabados se ha ido ampliando en los últimos años con el descubrimiento de nuevos motivos no identificados hasta ahora (sobre todo en observaciones nocturnas), pero también se ha detectado una importantísima y grave pérdida por actos vandálicos de destrucción y de sustracción. Precisamente, durante la realización del reportaje fotográfico para estas páginas, el autor del mismo (Tato Gonçalves, que acudió en una visita autorizada y acompañado por uno de los guías que el Cabildo de Fuerteventura tiene asignados para acceder al monumento) se llevó la sorpresa de no encontrar muchos de los grabados que había documentado fotográficamente en 1996 (algunos de ellos ilustran las fotografías junto a este texto).

La montaña de Tindaya desde una de sus caras menos conocida, la noroeste.

Otras riquezas arqueológicas de Tindaya asociadas a los grabados son la presencia de dos poblados aborígenes en la base de la montaña

Otras riquezas arqueológicas de Tindaya asociadas a los grabados son la presencia de dos poblados aborígenes en la base de la montaña (entre ellos el de Los Negrines, habitado por lo menos hasta el siglo XVII, según documentos antiguos que identifican el lugar como “aldea de criadores” de ganado) o una docena de amontonamientos de piedra con tendencia circular o elíptica, repartidos sobre todo por la cara sur de la montaña (“posiblemente el primitivo camino que subía hasta la cima”, con un importante relleno arqueológico aborigen de restos alimenticios y fragmentos de cerámica).

Datado en el año 1100
El motivo de estos grabados todavía sigue sin explicarse de modo exacto, pues prácticamente no se han llevado a cabo excavaciones ni investigaciones en el lugar, pero, según José de León, se debe a “posibles prácticas de culto” de los majos. “Hay restos de animales cortados y quemados, pero no consumidos, lo que indicaría una cremación ritual”, explica, para añadir: “Es muy importante excavar estos depósitos enterrados en los amontonamientos de piedra, para conocer los rituales”.

Precisamente, este arqueólogo fue uno de los integrantes de un equipo multidisciplinar que protagonizó la única excavación arqueológica realizada hasta ahora en Tindaya, frustrada tras la intervención del Gobierno canario que envió a la Guardia Civil a detenerla. Fueron seis prestigiosos doctores en Arqueología y Prehistoria de diversas universidades españolas, además 21 arqueólogos y otros profesionales y estudiantes, quienes, tras presentar un detallado proyecto que tuvo que sortear y cumplir un sinnúmero de trabas burocráticas, iniciaron dicha excavación en 1998. De lo poco que pudieron averiguar antes de verse obligados a interrumpir los trabajos, hay un dato: se pudieron datar las muestras halladas en el año 1100.

Necesidad de un pacto
Y mientras el yacimiento arqueológico de Montaña de Tindaya sigue constituyendo uno de los mayores atractivos de la isla (además de su importancia como patrimonio cultural e histórico) “dejado de la mano de Dios”, en expresión de muchos majoreros y otros isleños, el polémico proyecto de Chillida para la montaña sigue vigente en las intenciones de quienes gobiernan la isla y el archipiélago pese al amplio rechazo social y científico.

Detalle de uno de los grabados sobre la piedra mojada de Tindaya.

La excavación y vaciado interior para conseguir un gran cubo dentro de la montaña, respetando el monumento natural que es en sí la montaña y sus yacimientos, es insostenible técnicamente

La excavación y vaciado interior para conseguir un gran cubo dentro de la montaña, respetando el monumento natural que es en sí la montaña y sus yacimientos, es insostenible técnicamente. De hecho, el actual proyecto incluye la construcción de unos arcos de sujeción en el interior de la cima de la montaña, para evitar el desplome de la misma sobre el cubo. Y la propia excavación para extraer la piedra generaría unas vibraciones que destruirían una parte importante de los grabados.

“El primer estudio de Impacto [Medioambiental], dice explícitamente que sin una actuación global de recuperación del entorno de la montaña, la obra de Chillida en sí sería ambientalmente insostenible. Hay que recordar que dicho proyecto global ha sido eliminado en el segundo proyecto” que ahora se quiere ejecutar. Son palabras del manifiesto de la comunidad científica de Canarias para que se paralice este proyecto que ya ha engullido unas cifras millonarias del presupuesto de la Comunidad Autónoma sin que haya pasado de la fase de proyecto sobre el papel y maquetas.

Se hace necesario un gran pacto sobre Tindaya que armonice los intereses de la sociedad canaria, su progreso económico y la salvaguarda de sus valores patrimoniales, explica José de León. Ante la imposibilidad de sostener y ejecutar el proyecto Chillida tal y como el escultor vasco lo soñó y lo diseñó, ¿qué hacer? Para este doctor en Arqueología: poner en valor el yacimiento de Montaña de Tindaya con toda su riqueza protegida, e incluso con un museo dedicado al proyecto de Chillida, pero sin ejecutar éste por la pérdida irreparable que supondría para el patrimonio cultural de Canarias.

El guía del Cabildo de Fuerteventura que acompañó al fotógrafo hasta la cima de la montaña de Tindaya, una vez alcanzada la cumbre del monumento natural.
■ CON GUÍA INCLUIDO
A la cima, con permiso y bocata

Para acceder a la montaña de Tindaya y subir a su cima, donde los antiguos majos grabaron en piedra cientos de figuras podomorfas, es necesario solicitar autorización en el Cabildo de Fuerteventura (el formulario se puede rellenar a través de su página web, dentro del área “Medio Ambiente”), que también aporta la presencia de un guía, necesario no sólo para llevar a los visitantes por la ruta correcta en un área muy sensible (por el riesgo de pisar y dañar los numerosos vestigios de la presencia aborigen, en yacimientos que aún no han sido excavados), sino para asegurar el comportamiento adecuado de quienes recorren el lugar. El ascenso no deja de ser un ejercicio que pone a prueba la buena forma física de quienes desean alcanzar los grabados. Naturalmente, se recomienda usar calzado adecuado y no olvidar llevar agua e, incluso, un bocadillo o fruta que reponga energías. Y, por supuesto, sin dejar ningún recuerdo de nuestra presencia ●

Anterior

Manolo Vieira, humorista con acento canario

Siguiente artículo

Hojea aquí el nº 3/2012: "Mágica Tindaya"

1 Comentario

  1. Santiago Perez Caba
    noviembre 29, 2012 at 12:10 pm — Responder

    Amigos de pellagofio.Un saludo y mis felicitaciones por la revista.
    Comentaros que el fin de semana pasado subimos a la montaña mágica de Tindaya. Ni que decir tiene que la valoramos y respetamos como lo que es, un yacimiento arqueológico único. Pero cual es nuestra sorpresa de que dicho yacimiento no esta guardado por nadie, ni salio nadie a nuestro paso para impedirnos el aseso a la cumbre.El camino que supuestamente te lleva a ella desaparece a los pocos metros de comenzarlo por lo que te ves obligado a patear arriba y abajo con el consiguiente peligro de dañar algún resto importante, nos sorprendió encontrar piedras cortadas con radial en lo que parece ser un robo de un podomorfo, y no solo uno, existen varios. Así mismo encontramos los podomorfos totalmente desprotegidos, no ahí nada que te impida el pisarlos ya que muchos son casi imperceptibles, cuanto mejor seria acordonarlos de alguna forma para advertir de su presencia.¿Que os quiero decir con todo esto? que realmente el cabildo no esta haciendo nada por salvaguardar un tesoro como este, que el camino debería de estar practicable hasta la cumbre y debidamente señalizado, que una barrera con un guarda para controlar el aseso seria lo ideal como tantos otros sitios lo tienen, que la señalizacion de los restos debería ser lo suficientemente clara como para que no se pueda dañar de ninguna manera, que ,por supuesto la declaración de la montaña como BIC es algo mas que necesario para un lugar tan destacado como este.Con todo esto solo quiero elevar mi queja a quien corresponda y ,si me lo permitís a través de vuestra revista, de que pase lo que pase al final con el debatido proyecto de Chillida, contra el que naturalmente estoy, se debe de preservar este valor cultural, arqueológico,posible punto de turismo y lugar sagrado para los ancestros majoreros de todo mal.No soy de aquí y claro esta que no puedo decir que esta es mi tierra pero el vivir aquí por muchos años y vivir la realidad majorera me hace preocuparme por lo que existe en la isla,por su inmensa cultura y por supuesto por la conservación de sus bienes, que son muchos.
    Sin nada mas por mi parte, muchas gracias por dejarme dejar aquí estos sentimientos y esta queja.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *