Home»Isleños»Baúl del lector»Como si de día de Reyes se tratara

Como si de día de Reyes se tratara

Una desconocida imagen de la playa de las Canteras cuando frente a ella no había avenida...

0
Compartido
Pinterest Google+

Una desconocida imagen de la playa de las Canteras cuando frente a ella no había avenida, sino una calle de tierra. Fotografía para el comentario de Domingo Rodríguez en la serie “Baúl del lector”. [En PELLAGOFIO nº 27 (2ª época, enero 2015)].

Por DOMINGO RODRÍGUEZ MARRERO

Al sumergirnos nuevamente en la rutina diaria de un año recién inaugurado, y cuando todavía quedan restos de papel, cinta adhesiva, lazos y demás elementos que completan los muchos, pocos, excesivos o escasos presentes dejados por los Reyes Magos, la mañana del día seis se convierte en recuerdo grato para los afortunados correspondidos en sus peticiones. Recuerdos que no sólo permanecerán en la mente de quienes fueron testigos de la alegría, de la emoción y de la gratitud, sino de los que en el futuro podrán acceder al visionado de las imágenes gracias a la popularización de la fotografía y el video a través de las nuevas tecnologías.

No creemos que haya sido regalo de Reyes, porque en aquellos 50 del siglo pasado sus poderes mágicos apenas alcanzaban a satisfacer las solicitudes muy modestitas de los niños y niñas de la época

De un tiempo algo más antiguo es esta foto. Su época, la del blanco y negro, que igualmente permitía plasmar los momentos que décadas después aún rememoramos. Como éste en el que se recoge el disfrute de Manuel Martin con su moto. No creemos que haya sido regalo de Reyes, porque en aquellos cincuenta del siglo pasado los poderes mágicos de Melchor, de Gaspar y de Baltasar apenas alcanzaban a satisfacer las solicitudes muy modestitas de los niños y niñas de la época, salvo excepciones pertenecientes a familias con suficientes posibles como para marcar la diferencia económica y social que tan bien sabían interpretar los Reyes de Oriente, que jamás se equivocaban de destinatario.

Evidentemente regalos de esa categoría no se estilaban en aquellos tiempos de reyes menos materialistas que los actuales. Tampoco sabemos el año de adquisición de la moto. Lo que sí se observa es la alegría del propietario como si de día de Reyes se tratara. Fue justo a la altura de la Peña la Vieja, en la calle frente a una playa que tiempo después y una vez urbanizada se convirtió en el emblemático y gozoso Paseo de las Canteras.

Anterior

Hojea aquí el nº 26/2014: “La noria de Jinámar”

Siguiente artículo

Bonitos del norte, del sur y del Mediterráneo entre modas

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *