Home»Isleños»Baúl del lector»El amor en tiempos de “la vaca Bonita”

El amor en tiempos de “la vaca Bonita”

Milagros González y la vaca ‘Bonita’ en el Camino de las Presas, en Toscas de Arriba (Tenerife), a mediados del siglo XX...

0
Compartido
Pinterest Google+

Milagros González y la vaca ‘Bonita’ en el Camino de las Presas, en Toscas de Arriba (Tenerife), a mediados del siglo XX. Una fotografía que ha cedido la familia de Nicasio Gómez para la columna que escribe Domingo Rodríguez con viejas fotos que nos hacen llegar los lectores. [En PELLAGOFIO nº 7 (2ª época, enero-febrero 2013)].

Por DOMINGO RODRÍGUEZ MARRERO

Bajo la enorme y protectora sombrera, la joven campesina de nombre Milagros González se muestra orgullosa y sonriente con “la vaca Bonita”, posando para la cámara en Toscas de Arriba, pago de Valle Guerra, laborioso pueblo tinerfeño donde las actividades agraria y pesquera forman parte ineludible del arraigo de los valleros a sus tradiciones.

Tal vez por su juventud. O por la serena y fotogénica coquetería de la vaca Bonita –o quizás porque ya llegaban runrunes de amor procedentes de Nicasio el segador–, Milagros dibuja una sonrisa discreta en un semblante de firmeza y laboriosidad, propio de las mujeres fuertes de la tierra, incansables en el trabajo, entregadas con abnegación a la durísima tarea del campo y de la casa.

Milagros dibuja una sonrisa discreta en un semblante de firmeza y laboriosidad, propio de las mujeres fuertes de la tierra

Es el pasado no tan lejano, que nos llega en este caso a través del acta incuestionable de la fotografía, y del testimonio oral de gentes como Milagros González, que tiempo después de posar con la vaca Bonita, se casaría con Nicasio Gómez Reyes, el segador de guadaña de Valle Guerra, que guarda el recuerdo dulce del enamoramiento que sintió al ver a Milagros, y que contó a Yuri Millares en la entrevista publicada en el número de Julio/Agosto de 2012 de PELLAGOFIO.

–Cuando uno está pretendiendo a la mujer que quiere para casarse –contaba en aquella entrevista–, ese pensamiento y ese amor que siente uno le ayuda a trabajar y a sentirse más feliz. ¿Qué me dice?

Lo más probable es que Milagros sintiera lo mismo, a tenor del semblante que muestra en la foto que ofrecemos en esta ocasión.

Anterior

“Las regatas de la vela latina empezaron con botes del cambullón”

Siguiente artículo

Hojea aquí el nº 7/2013: “Las heroínas del tomate”