Home»Isleños»Oficios del mundo rural»“En Canarias no hay ninguna fábrica más de mosaicos”

“En Canarias no hay ninguna fábrica más de mosaicos”

A mediados de los años 90, Eloy Concepción González puso en marcha una fábrica de mosaicos hidráulicos (baldosines) con una vieja maquinaria que rescató del olvido...

0
Compartido
Pinterest Google+

A mediados de los años 90, Eloy Concepción González puso en marcha una fábrica de mosaicos hidráulicos (baldosines) con una vieja maquinaria que rescató del olvido en Tazacorte. De modo totalmente artesanal, fabrica una a una cada pieza, con sus colores y dibujos igual que se hacía medio siglo atrás. [En PELLAGOFIO nº 36 (1ª época, diciembre 2007).]

Por YURI MILLARES

La maquinaria, dice Eloy Concepción, era de otra persona que la tenía en Tazacorte. Él vio cómo funcionaba prestando atención a su manejo y a la fabricación de los singulares mosaicos después de rescatarla, porque “ya estaba perdida y un día decidimos juntarla; estaba todo guardado en un almacén hasta que me decidí a montarlo para que no se perdiera”.

Colocación de mosaicos de la fábrica de Eloy en una casa canaria en rehabilitación./ FOTO YURI MILLARES

Aquella persona murió, pero Eloy ya se había convertido en el relevo, con la fábrica instalada ahora en una nave en las afueras de Puerto de Tazacorte y los conocimientos básicos para ponerla en marcha (y, también, con la ayuda de otro conocedor del oficio, maestro Juan Sánchez, que, ya jubilado, a veces se acercaba a echar una mano y explicarle: “Yo empecé en el 47 en Las Palmas”, decía una mañana en los primeros años de funcionamiento de la fábrica). “En Canarias no hay ninguna fábrica más de mosaicos, para las casas, para las terrazas y para las aceras”, añade el emprendedor Concepción González.

De los años 30
La maquinaria es de los años treinta y su elemento principal, una prensa hidráulica que ejerce una presión de tres toneladas sobre el cajillo donde se colocan los colores y la mezcla de productos que, por simple presión (y ninguna otra actividad añadida, por ejemplo de horno), da como resultado un sólido mosaico con el que vestir el suelo de una casa.

Antes de disponer de la prensa hidráulica se hacía con una prensa de palanca con el que “la gente hacía presión para que aprisionara el mosaico, hasta que vino este motor en los años treinta desde la Península”

“Esto es simplemente un motor –señala Eloy al núcleo de la prensa hidráulica– y el líquido es agua en un circuito cerrado. Abro la llave y lleno el depósito para el agua, vuelvo a cerrar para que no se salga y doy al interruptor que le da un peso de tres mil kilos. En la máquina de hacer los mosaicos abro una llave y la presión da todo el peso sobre el mosaico. Para cada mosaico es la misma operación”.

“Eso va por gramos y como te pases un gramo de pigmento, ya el tono lo nota. Es muy delicado. Hay que restregar el pigmento con las manos, cernirlo por varias cernideras”

Antes de disponer de la prensa hidráulica, relata, se hacía con una prensa de palanca con el que “la gente hacía presión para que aprisionara el mosaico, hasta que vino este motor en los años treinta desde la Península”. Lo más delicado en todo el proceso es obtener los colores exactos que se desean… y que siempre salgan igual: “Eso va por gramos y como te pases un gramo de pigmento, ya el tono lo nota. Es muy delicado. Hay que restregar el pigmento con las manos, cernirlo por varias cernideras, y que no coja polvo de otra cosa, porque, como coja polvo el tono cambia total; ¡y no lo notas cuando lo haces, sino cuando lo quitas del agua!”, advierte, después de haberlo experimentado cuando, tras 24 horas de reposo sumergido en agua, saca el mosaico y comprueba en alguna ocasión que no tiene el color que quiso buscar.

■ PASO A PASO
Tres mil kilos de presión

En pocos minutos coloca Eloy Concepción las capas de diversos materiales que componen cada mosaico, en unos segundos lo prensa y tras 24 horas sumergido lo tiene al aire secando y listo ●

1Pigmentos.
“Primero se hace el color”, explica. Para ello se mezcla pigmento mineral, cemento blanco y polvo de arena de mármol, haciendo una liga que quede líquida, pero ni muy clara ni muy espesa.
2Preparar la placa.
Ante la prensa hidráulica coloca la placa (base del molde) que limpia y unta con un líquido graso (a base de aceite cruda de linaza y petróleo).
3El color.
Sobre la placa coloca el cajillo (molde) y, si lleva dibujo, un segundo molde interior llamado trepa, donde se vierten los colores con mucho cuidado (en este caso, después de poner los colores se retira la trepa).
4Secante.
Una vez el color en el cajillo y por ser una liga semilíquida, espolvorea por encima una capa de secante con una cernidora (elaborada con cemento y arena seca volcánica).
5Capa de gros.
Una vez que el secante absorbe el líquido del color, puede pasar a la siguiente capa, ahora de gros, una preparación de arena con cemento semihúmedo que tiene al lado.
6Emparejar.
Con el color, el secante y el gros ya en el molde o cajillo, pasa la rasquilla para emparejar y que salgan todos los mosaicos iguales.
7Tapa.
Coloca la tapa al cajillo y lo empuja para que se deslice hacia la prensa.
8Toda la presión. Una vez puesto el molde bajo la prensa, mueve la llave que activa el circuito cerrado de agua y el motor ejerce una presión de tres toneladas, elevando la mesa y prensando el mosaico. Cierra una segunda llave para que la mesa no siga subiendo y luego abre para que el líquido se retire.
9A inmersión.
El mosaico está hecho, así que retira el cajillo de la prensa, desmonta el molde para retirar el baldosín y ya sólo le queda ponerlo a reposar, sumergido en agua durante 24 horas.

Anterior

Racimo y grano pequeño para aroma y color de la tinta

Siguiente artículo

La azotea del Puentillo

1 Comentario

  1. Elaine Hopgood Dávila
    Agosto 21, 2013 at 1:48 pm

    Que interesante el artículo, me impresionó ya que en el balcón de mi casa en Puerto Rico, hay unas losas que le llamaban “losas del país” con unos diseños hermosos. Mi casa fue construida antes del 1950, cuando mis padres la compraron por lo que imagino que se utilizaba alguna maquinaria como la que aquí muestran. Eso me hace querer mis losas más.