Home»Isleños»Sociedad rural»Un siglo después, cierra la bodega de Chago en Guía

Un siglo después, cierra la bodega de Chago en Guía

Uno de los comercios más antiguos del norte de Gran Canaria, la abacería en el cruce (todavía empedrado) a la entrada de Guía...

0
Compartido
Pinterest Google+

Uno de los comercios más antiguos del norte de Gran Canaria, la abacería en el cruce (todavía empedrado) a la entrada de Guía, acaba de cerrar sus puertas al jubilarse quien la ha regentado las últimas décadas y negarse la propiedad del inmueble a que éste traspasara la actividad a otra generación más joven. [En PELLAGOFIO nº 33 (1ª época, junio 2007).]

Por FERNANDO BAÑOLAS BOLAÑOS
(Alcalde de Santa María de Guía, Gran Canaria)

Hace unas semanas cerró sus puertas la Bodega de Chago, uno de los lugares más emblemáticos no sólo del municipio de Santa María de Guía, sino de toda la comarca norte de Gran Canaria. Desde su apertura, a comienzos del pasado siglo, este establecimiento ha sido durante cerca de cien años un lugar de referencia cultural, social, turística y etnográfica de todo un pueblo. Cuando en el año 1936 se hace cargo de su explotación Santiago Gil Cabrera y, más tarde, su hijo Santiago Gil Romero, el lugar se convierte en todo un símbolo del pueblo, al haber conservado, casi sin modificaciones, su estética interior en forma de antigua tienda-bodega, una auténtica abacería.

acceder a ella suponía adentrarse en un lugar donde el tiempo parecía haberse detenido…

Para aquellos que no hayan podido conocerla, acceder a ella suponía adentrarse en un lugar donde el tiempo parecía haberse detenido. Ubicada en un precioso edificio a la entrada del casco histórico, todo en ella evocaba el sabor de lo antiguo, desde su mostrador principal, acristalado y construido en mármol y madera, a sus antiquísimas estanterías que llegaban hasta el techo, repletas de botellas de vino añejo. Y presidiéndolo todo, en un lugar destacado tras el mostrador, estaban los cañizos cargados con queso de flor de Guía. Porque la Bodega de Chago ha sido, entre otras muchas cosas, una ventana abierta al mundo desde donde promocionar este producto único y artesanal, mucho antes de que nadie se plantease siquiera su valor (hoy consolidado tras la obtención de su denominación de origen).

…Ubicada en un precioso edificio a la entrada del casco histórico, todo en ella evocaba el sabor de lo antiguo, desde su mostrador principal, acristalado y construido en mármol y madera, a sus antiquísimas estanterías que llegaban hasta el techo

Mercedes Sampietro, siendo presidenta de la Academia de Cine de España, firma en el libro de honor de la tienda. Apoyado en la barra, Chago (2003)./ FOTO JUAN MIGUEL MILLARES
Parada obligatoria para visitantes
Durante décadas, hemos visto como este lugar era punto de encuentro y parada obligada en el norte grancanario para todas las personalidades del mundo de la política, la cultura o el periodismo que se acercaban por una u otra razón a esta zona de la isla. Cuando aún no estaba en boca de todos como ahora la defensa de nuestra identidad y de nuestras tradiciones, Santiago Gil Romero, Chago para todos, defendía ya esos valores desde detrás de su mostrador. Poco a poco, con mucho empeño y tesón, fue logrando que ese sentir fuese calando en todos nosotros. Por eso ocupa hoy un lugar tan especial en la memoria sentimental, cercana y más cómplice de los ciudadanos de Guía y de esta comarca.

Casi sin darnos cuenta, la Bodega de Chago se convirtió con los años, y hasta su cierre, en un auténtico destino turístico, un verdadero reclamo para los turistas que llegaban hasta aquí con la intención de comprar y llevarse a casa un producto artesano, exclusivo y de calidad. Muchos de ellos, tal vez la mayoría, desconocían que contamos con uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del archipiélago –el Cenobio de Valerón–, o que aquí nació Luján Pérez –el imaginero más importante que ha dado Canarias en toda su historia–. Pero a pesar de este desconocimiento, miles de turistas venidos desde todas partes de la Península y Europa se han acercado durante las últimas décadas al casco histórico de Guía en busca de la Bodega de Chago. Porque este lugar posee un valor patrimonial en sí mismo. Es toda una referencia turística, etnográfica y social. Es un patrimonio excepcional y un lujo para nosotros haber contado con él y poder seguir haciéndolo en el futuro.

Ahora y ante el anuncio de su cierre, se ha puesto en marcha, de forma espontánea, un movimiento ciudadano para reivindicar que este espacio no se pierda, que se recupere y se proteja como patrimonio de todos los canarios. Como vecino de este municipio me siento orgulloso de esta iniciativa popular, y como representante ciudadano me sumaré a esta reivindicación realizando cuantas gestiones sean oportunas para recuperar y salvar la Bodega de Chago para los guienses, para los canarios y para todos aquellos foráneos que aún buscan en nuestra tierra un lugar genuino y auténtico donde se dé valor y se respete la memoria de nuestro pueblo.

Anterior

Baifo en salsa de Casa Fito

Siguiente artículo

Cocina popular con carnes isleñas: cabrito, cochino negro, conejo...

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *