Home»Rutas»Árboles de Canarias»El Pino de la Virgen, un coloso forestal de futuro incierto

El Pino de la Virgen, un coloso forestal de futuro incierto

El cuasi milenario Pino de la Virgen, en La Palma, es el último contemporáneo de aquellos árboles clásicos de la Historia de Canarias...

6
Compartido
Pinterest Google+

El cuasi milenario Pino de la Virgen, en La Palma, es el último contemporáneo de aquellos árboles clásicos de la Historia de Canarias. Su longevidad, sin embargo, corre peligro y requiere la ejecución de medidas correctoras. Entrega 23 de la serie “Árboles de Canarias”. [En PELLAGOFIO nº 35 (2ª época, octubre 2015)].

Por JUAN GUZMÁN OJEDA
Ingeniero técnico forestal

La disposición con la que el terreno encara los húmedos vientos alisios influye notablemente sobre la distribución y tipología de las masas boscosas. La orografía de la isla de La Palma, en especial la que forma La Hilera, entre Cumbre Vieja y Cumbre Nueva, oferta un afilado perfil a los alisios. Esta interacción clima-relieve es perfectamente apreciable cuando se viaja a través del sorprendente “túnel del tiempo” que conecta una y otra ladera.

Al pie del Camino de las Vueltas, el protagonista de este articulo (28º 39´ 47″ N y 17º 50´30″ W) goza de una privilegiada vista del efecto föhen que a menudo sucede sobre la divisoria insular. Resulta casi mágico contemplar cómo las nubes desbordan y se desvanecen a toda velocidad, la cascada brumosa recuerda al humo que desprenden las marmitas de los cuentos de brujas.

Los estudios dendrocronológicos, practicados por especialistas forestales en 1995 y en 2004, arrojan una edad de entre 775 y 825 años

Decidir cuál puede ser el árbol más singular entre aquellos que actualmente entierran sus raíces (y a veces su tronco), en esta tierra canaria no es tarea fácil. De cualquier modo, podemos afirmar que de los clásicos árboles de la Historia de Canarias, dígase el Pino de la Virgen de Teror (Gran Canaria), el Drago del Jardín de Franchy (Tenerife), el til conocido como Garoé (El Hierro) o el propio Pino de la Virgen, sólo este último es hoy contemporáneo.

Envergadura, valor cultural y edad
Son ya casi 150 años desde que el antropólogo francés René Verneau, gran enamorado de estas islas, describiera al Pino de la Virgen como uno de los ejemplares más hermosos de su especie. Los estudios dendrocronológicos, practicados por especialistas forestales en 1995 y en 2004, arrojan una edad de entre 775 y 825 años. Este ejemplar de Pinus canariensis situado en el municipio palmero de El Paso, destaca, pues, no solo por su envergadura (33 metros de altura y 7 metros de perímetro de tronco) y su valor cultural, sino también por su edad.

Su leyenda mariana se remonta a la propia conquista de la isla, hace poco más de cinco siglos. Una fácil resta nos indica que durante la conquista de Benahoare rondaba ya los 300 años. Junto a los dos gigantes de Vilaflor (en Tenerife) se trata de seres vivos cuasimilenarios.

Es el único árbol canario declarado Bien de Interés Cultural en 2014 como monumento natural

La circunstancia de encontrarse en una tierra fértil, con una elevada capacidad para recibir agua de escorrentía a la vez que de captar agua de bruma, aislado de competencia –como así lo atestigua el desarrollo de grandes ramas bajas– unido a una genética de excelente calidad, ha dado lugar, en casi mil años, a un emblema forestal de gran interés. La importancia de este monumento natural ha sido reconocida recientemente (2014) al ser declarado como Bien de Interés Cultural, siendo el único árbol canario que ostenta tal consideración. El fuerte vínculo religioso lo es a la par forestal: no hay otra virgen en las islas que sujete en sus manos unas acículas de Pinus canariensis, toda vez que el niño porta una piña en su mano derecha.

El grabado de Sabino Berthelot
De este pino –también conocido localmente como el Pino Santo– hay dibujos y fotografías antiguas. El grabado más conocido es el que realizó el gran naturalista y explorador Sabino Berthelot en el año 1839: en el mismo aparece un inmenso pino con una pequeña cueva labrada en la madera, junto a un candil sostenido en el propio tronco. Al tratarse de un grabado, su aspecto parece recordarnos al árbol actual, pero no resultan fáciles las comparaciones. Las fotografías realizadas cincuenta años después (1890 y 1900) revelan un saludable aspecto conservando todas sus ramas bajas. En estas fotos aparece un pequeño santuario –construido en 1876– muy próximo a la cara oeste del árbol.

Entre 1927 y 1930 se puede decir que el entorno cambia drásticamente. Durante estos años se desmonta el pequeño oratorio y, a unos 15 metros del pino, se construye la ermita que pasará a cobijar a la virgen. La transformación del lugar ocurre sobre todo porque se procede a nivelar el terreno para crear una plaza, obra que, lamentablemente, obligó a sumergir la base del Pino de la Virgen. La profundidad del enterramiento, mayor por la cara Este, se estima que pudo alcanzar los 2,5 metros. Durante más de 60 años el firme de la plaza fue la propia tierra explanada. Hasta cierto punto, el daño causado al árbol no se puede considerar muy elevado, incluso sería equiparable a una perturbación natural.

En 1994 se cubre la plaza de tierra aplanada con hormigón y se construyen baños con fosas sépticas muy cerca de la rizosfera del árbol

Longevidad en peligro
Es en el año 1994 cuando el entorno vuelve a cambiar: se cubre la plaza con una losa de hormigón (dejando un estrecho alcorque para el árbol), se asfalta la carretera circundante y se construyen baños con fosas sépticas muy cerca de la rizosfera del árbol. Junto a las obras arquitectónicas que rodearon al pino ya enterrado, se sumaron los grandes huecos dejados por la pérdida de las ramas bajas, según se cree, como consecuencia de desgajes y podas mal ejecutadas. Estos huecos han constituido puntos vulnerables para la proliferación de hongos y para la acumulación de agua, tierra e incluso basuras.

A finales de los años 20 del s. XX se construye una ermita junto al pino (fotografía tomada en 1998 por Y. M.).
A finales de los años 20 del s. XX se construye una ermita junto al pino (fotografía tomada en 1998 por Y. M.).
Se cree que la cuevacha (palabra palmera) original que se talló en la madera, situada en la cara Oeste –actualmente a la altura del suelo– quedó completamente cicatrizada, posiblemente engullendo la lámina de latón que la forraba. La rama más baja del árbol, situada también en la cara Oeste, pudo cortarse para la construcción de la primera capilla. La cara Sur del árbol es la que presenta las heridas más largas y profundas, desde el nivel del suelo hasta los huecos de inserción de cuatro grandes ramas. Junto a estas largas fendas, aparecen dos pequeñas cuevachas talladas (quizás para depositar ofrendas o velas). La cara Este, la más enterrada, presenta un amplio espacio con la madera desnuda a nivel del suelo, dato que vendría a confirmar la desaparición de la corteza enterrada y la más que posible infección fúngica.

La cadena del ciclo del nitrógeno, tan necesaria para el desarrollo radicular, se vio directamente interrumpida por la losa de hormigón. A esta falta de respiración del suelo hay que sumar el peso del enlosado y los lixiviados procedentes del alquitrán del asfaltado, además de las posibles influencias negativas si existiera conexión –más que probable– entre las raíces del pino y las fosas sépticas de los baños. Por su parte, la capacidad para acopiar precipitación vertical también se ha visto mermada.

La cadena del ciclo del nitrógeno, tan necesaria para el desarrollo radicular, se ha visto directamente interrumpida por la losa de hormigón

El debilitamiento de este ejemplar en los últimos años parece, pues, responder a la acumulación de varias causas, entre las que no hay que desdeñar su propia senilidad. El potencial de recuperación en árboles tan longevos (aunque por su tamaño parezca transmitir gran vigor) resulta en realidad muy reducido, son especímenes vulnerables que cada vez crecen menos.

Además de los análisis dendrocronológicos, desde el Ayuntamiento del Paso se han impulsado diferentes informes técnicos sobre el estado sanitario del árbol, estudiándose distintas soluciones y medidas de conservación. Gracias al tesón de uno de los mejores amigos que este ser vivo posee, nos referimos a Andrés Carmona (concejal de Cultura), en el año 2009 se inician importantes labores de cirugía arbórea que consistieron, básicamente, en raspar las pudriciones y sellar los huecos.

Devolverle su manto de pinillo
Creemos que las obras más importantes para seguir favoreciendo la longevidad de este célebre icono deberían dirigirse a la restitución natural de un suelo forestal bajo toda la proyección horizontal, es decir, devolverle su manto de pinillo original. Pensar en desenterrar la parte sumergida del árbol pudiera aparejar daños biomecánicos, por eso lo más aconsejable sería erradicar el hormigón, el asfaltado y eliminar las fosas sépticas. En caso de llevar a cabo estas actuaciones, es difícil aventurar cuantos años más pudiera resistir este vetusto y venerable ejemplar, pero al menos la conciencia colectiva quedaría algo más tranquila, en especial para intentar regresar a este coloso forestal a la salvaje naturaleza de la isla palmera.

Anterior

Marchadores del mar canario en la lista de especies amenazadas

Siguiente artículo

Actualidad, vistosidad y sabor, el sello Lilium

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *