Home»Rutas»Árboles de Canarias»La palmera bicolor de Mirca, una caprichosa curiosidad

La palmera bicolor de Mirca, una caprichosa curiosidad

Las plantas variegadas (con partes amarillas por ausencia de clorofila) son muy escasas y raras en el medio natural...

2
Compartido
Pinterest Google+

Las plantas variegadas (con partes amarillas por ausencia de clorofila) son muy escasas y raras en el medio natural y, en la mayoría de los casos, se encuentran abocadas a la extinción. Entrega 22 de la serie “Árboles de Canarias”. [En PELLAGOFIO nº 34 (2ª época, septiembre 2015)].

Por JUAN GUZMÁN OJEDA
Ingeniero técnico forestal

Si bien una mayor concentración humana ha sido siempre sinónimo de reducida pendiente a la vez que de consumo de bosque y territorio, por el contrario, una pendiente elevada se ha establecido como el mejor baluarte para la defensa y conservación de la naturaleza. En este sentido la isla de La Palma, destacable a nivel mundial por su sorprendente relación entre superficie y grado de inclinación, también sobresale hoy por albergar buena parte de los recursos naturales canarios.

En los montes de Santa Cruz de La Palma, cerca de la ermita de Las Nieves, siempre me ha llamado la atención la estampa constituida por un pequeño bosquete que mezcla grandes pinos y palmeras. Es precisamente la cuasi verticalidad territorial la que provoca que, en esta isla, se sucedan con rapidez los pisos climáticos y sus ecosistemas asociados. La estrecha banda del bosque termófilo se ve a menudo desbordada por el poderoso pino canario que en ciertas localizaciones llega prácticamente hasta el mar. A tenor de estos motivos, si fuéramos a renombrar esta isla por su árbol más abundante sería más correcto denominarla como la “Isla del Pino”.

Rareza y excepcionalidad
Aun así, entre los muchos ejemplares de la selvática Isla Bonita, la palmera bicolor de Mirca es, con creces, un individuo a resaltar tanto por su rareza como por su excepcionalidad. Esta palmácea se localiza (28º 42′ 22” N y 17º 46′ 06” W) a una altura de 325 m, en concreto en la parcela anexa a la casa de doña Cecilia Hernández, zona conocida como El Morro, muy cerca del principio de la carretera que discurre hacia las cumbres palmeras.

La práctica totalidad de los vegetales son, como bien conocemos, de color verde. Algunas teorías postulan que son de este color porque es el verdadero color del sol. El color verde se debe a la presencia de la clorofila, pigmento vegetal por excelencia, pero también hay plantas color púrpura así como las formas llamadas variegadas, donde amarillos y verdes se entremezclan. En los vegetales color púrpura la clorofila queda enmascarada por otros pigmentos más oscuros, pero en los vegetales variegados las partes amarillas se encuentran vacías de clorofila. Las formas variegadas han sido siempre objeto de colección y propagación en viveros, pero en el medio natural tales plantas son muy escasas, raras y, en la mayoría de los casos, se encuentran abocadas a la extinción.

La palmera bicolor –también llamada Albina– de Mirca no es la única palmera que presenta estas características en las islas Canarias, pero sí resulta ser la más matizada. En La Gomera (barranco de Benchijigua y campo de golf de Playa Santiago) y en Gran Canaria (palmeral de Sataute y palmeral de La Baranda) se conocen unos pocos ejemplares, así como en los Jardines de La Era, en El Paso (La Palma).

La ausencia parcial de clorofila influye sobremanera en el crecimiento, ya que las partes amarillas no colaboran en la fotosíntesis. Por esta razón nuestra palmera de Mirca no presenta un tamaño proporcional a su edad

En todo caso, la variegación en la palmera canaria se comporta de un modo aleatorio, es decir, las proporciones entre verdes y amarillos no son constantes, sino más bien caprichosas. En la palmera observada en Santa Brígida, las hojas jóvenes presentan manchas amarillas pero luego, de adultas, acaban tornándose en verde.

Sin clorofila no hay crecimiento
Es importante señalar que la ausencia parcial de clorofila influye sobremanera en el crecimiento, ya que las partes amarillas no colaboran en la fotosíntesis. Por esta razón nuestra palmera de Mirca no presenta un tamaño proporcional a su edad. A pesar de tener una edad aproximada de 55 años, su altura sólo es de cinco metros. En sus primeros años nos recuerdan sus propietarios que el guarda forestal amenazaba con denunciarlos por “tratar de matar la palmera con herbicida”.

A medida que se fue desarrollando pudo constatarse que era una palmera muy distinta a las que estamos acostumbrados. Pronto su atípico aspecto se hizo popular: sus hojas se usaron para engalanar a los santos locales y sus dueños las utilizaban para adornar el ventorrillo que atendían durante las fiestas. Doña Cecilia nos relata que la gente les comentaba con aire socarrón: “Menuda paciencia para pintar así el palmito”.

En el año 1972, el yerno de doña Cecilia, que se hallaba cumpliendo el servicio militar, recibió una oferta por parte de sus superiores: seis meses de permiso y una cantidad dineraria –ya no recordada– si se trasladaba la palmera a los jardines del cuartel. En el año 1976 un vecino de la zona también ofreció la cantidad de 500.000 pesetas (3.000 euros) a cambio de tan bello ejemplar, acción que solo logró unir más a los dueños con su palmera.

Por una mutación genética
La palmera bicolor de Mirca resulta ser del sexo femenino, por lo que todos los años florece y también fructifica. Esta circunstancia ha sido siempre un recurso extra para tratar de reproducirla. Lo cierto es que, hasta la fecha, las semillas que han logrado germinar han salido siempre de color amarillo por lo que, finalmente, no han prosperado.

Esta palmera es del sexo femenino. Pero hasta la fecha, las semillas que han logrado germinar han salido siempre de color amarillo y no han prosperado

Según el profesor Pedro Sosa, experto genetista vegetal, todas las evidencias parecen indicar que este comportamiento responde a una mutación genética, circunstancia que en todo caso merecería un estudio demostrativo. La palmera de Mirca ha conseguido sobrevivir gracias a sus partes verdes, variando a lo largo de su historia: unas veces más verdes y otras veces más amarillas. Actualmente las proporciones resultan de un 75/25 a favor del amarillo y, según nos cuentan, parece acusarse la tendencia hacia el amarillo en los últimos años.

La longevidad de la Phoenix canariensis puede establecerse entre los 200 y los 300 años, quizás más. Se nos antoja, por qué no, que el capricho azaroso de una genética tan particular pueda ser capaz de conservar la palmera de Mirca durante muchos años más. Ante la imposibilidad reproductiva y mientras la naturaleza lo permita, disfrutemos de tan infatigable y hermosa luchadora, de esta creación botánica digna de la mejor de las colecciones.

Anterior

Magnética Fuerteventura

Siguiente artículo

Pedro Quintana Andrés, historiador

4 Comentarios

  1. Karelys
    Septiembre 12, 2015 at 1:04 pm — Responder

    Buenas tardes al ingeniero que documento está preciosa biografía sobre la palmera de la isla bonita, En realidad hay algunos datos a contrastar porque el dueño de la parcela es don aresmo Hernández perez, quien fue quien trajo de Venezuela a la vuelta de su estancia en Venezuela, quien sembro ,cuido y se preserva en su memoria y por ser un pilar fundamental histórico en la isla, el único apoderado para vender o decidir en cualquier aspecto sobre esa palmera habría sido el mismo don aresmo Hernández Pérez ,puesto que su yerno no era dueño ni autorizado de tal palmera ni de ninguna propiedad, no obstante felicitar al editor de este reportaje el cual llenaría de órgullo a mi familia paterna y mi propio padre.

  2. Septiembre 16, 2015 at 9:34 pm — Responder

    Hola me alegro que le haya gustado el artículo …dime pre quedan datos a contrastar. ..creo que don Aresmo fue el marido de Día Cecilia o al menos así me informo su sobrino que es un conocido mio y uno de los principales informantes sobre este artículo
    Un saludo

    • Karelys
      Septiembre 22, 2015 at 10:30 pm — Responder

      Buenas noches Juan Guzmán, yo siento mucho no estar ahora residiendo en la isla , no obstante hay mucha familia paterna alli que te podrían dar mucha información de la historia de la palmera , aunque quien te hubiese informado sobre cada punto del reportaje seria don aresmo.
      No obstante y sin duda la palmera es el mejor recuerdo de su estancia y regreso de Venezuela.
      Enhorabuena.

  3. Nicolás
    Noviembre 14, 2015 at 2:07 pm — Responder

    Qué pagina y labor tan interesante. Le felicito Guzmán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *