Home»Rutas»Cuaderno de campo»La Mérica, curioso nombre ¿no?

La Mérica, curioso nombre ¿no?

0
Compartido
Pinterest Google+

El “Cuaderno de campo” de Bramwell sirve para acompañar en esta ocasión el sendero de Arure a Valle Gran Rey por La Mérica, donde encontró una planta nueva para la ciencia. [En PELLAGOFIO nº 42 (1ª época, junio 2008)].

Por DAVID BRAMWELL
Director del Jardín Botánico Canario “Viera y Clavijo”

M[/dropcap1]i primer viaje a Canarias en el verano del año 1964 fue como miembro de una excursión de estudiantes de la Universidad de Liverpool, con la intención de realizar un proyecto sobre la isla de La Gomera. Participé como botánico y fue casi mi primera experiencia de una flora subtropical y en una isla donde no existía ni la prisa ni el estrés. Cuando llegué con mis compañeros al pueblo de Vallehermoso, su alcalde nos recomendó acampar cerca de la ermita de San Isidro, en el lugar conocido como los Chorros de Epina. Desde nuestro campamento dediqué varias semanas a explorar los bosques de laurisilva y los riscos del lomo del Carretón y de La Mérica, desde Arure a, casi, Valle Gran Rey.

Había que subir los pies de monte desde el camino, para alcanzar la vegetación de los riscos donde, en pleno verano, todavía fue posible encontrar algunas plantas en flor. Encontré cosas muy interesantes, como la Euphorbia lambii o tabaiba de Epina, descubierta unos años atrás por don Enrique Sventenius, y también otro de sus recientes descubrimientos: el verode Aeonium rubrolineatum en plena floración en el mes de agosto.

Recuerdo a la gente de la casa de La Mérica cuando llegué allí, cansado y con hambre, y me dieron queso, gofio con miel y agua; en aquel momento, todo un banquete

Los riscos estaban llenos de plantas totalmente nuevas para mí: las cerrajas leñosas, casi arborescentes cuando las de las islas Británicas eran todas pequeñas malas hierbas, o una col de risco sin saber que era una especie nueva para la ciencia. Recolecté esta planta otra vez en 1969, cuando mi conocimiento de la flora canaria era un poco mayor y la anoté con el nombre de Crambe wildpretii spec. nov. en la etiqueta del pliego de herbario. Posteriormente fue descrita como una especie nueva con este nombre, dedicado a don Wilfredo Wildpret, catedrático de Botánica de la Universidad de La Laguna.

Recuerdo a la gente de la casa de La Mérica cuando llegué allí, cansado y con hambre, y me dieron queso, gofio con miel y agua; en aquel momento, todo un banquete. Unos años después, hablando con don Jaime Vega Hernández en su casa en Vallehermoso, estuvimos discutiendo algo sobre los viajes de Colón y me comentó lo siguiente: El pico de La Mérica, unos 900 metros aproximadamente, fue un punto de referencia para los marineros canarios y españoles cuando viajaban entre las islas. Don Jaime tenía la hipótesis de que cuando los marineros de Colón vieron el nuevo mundo por primera vez alguien, quizás un gomero, gritó: “¡Mira! La Mérica” y de este modo bautizó el continente con el nombre de América. ¿Interesante teoría, o no?

Anterior

Espirales de reineta Martín Chirino

Siguiente artículo

La era sobre un llano inclinado, en La Gomera