Home»Rutas»Senderos»Hace cinco mil años (la Caldera de Bandama, 2)

Hace cinco mil años (la Caldera de Bandama, 2)

Conocido como el cráter más perfecto de Canarias por su simetría, en realidad la caldera de Bandama es eso: una caldera...

1
Compartido
Pinterest Google+

Conocido como el cráter más perfecto de Canarias por su simetría, en realidad la caldera de Bandama es eso: una caldera. Se formó hace 5.000 años, resultado de una violenta erupción volcánica que, primero, formó un gran cono y, después, colapsó y se hundió sobre su hueco vacío de magma. [En PELLAGOFIO nº 29 (1ª época, febrero 2007)].

mapa-sendero-bandama-2907-1

■ DESCENSO A LA CALDERA DE BANDAMA
Pico y fondo

El Monumento Natural de la Caldera de Bandama está integrado por dos elementos principales, el pico (574 m de altitud) y la caldera (170 m de profundidad y 1.000 m de diámetro), a cuyo fondo se llega por un sendero zigzagueante de 35 minutos (ida) y 45 (el ascenso de la vuelta)●

Por YURI MILLARES

La caldera de Bandama está integrada en realidad por dos elementos, la caldera propiamente dicha y el pico de Bandama. Declarada por la Ley de Declaración de Espacios Naturales de Canarias (19 de junio de 1987) como Paraje Natural de Interés Nacional de Bandama, fue reclasificada a su actual categoría de monumento natural por la Ley de Espacios Naturales de Canarias (19 de diciembre de 1994).

El Monumento Natural de Bandama ocupa una superficie de 327,5 hectáreas (el 0,3 % de la superficie de Gran Canaria). Además del pico y la caldera, se han incluido en él la parte sur del barranco de Las Goteras y parte de los campos de lapilli del norte y el oeste. Pero lo que llama la atención a todos los visitantes son sus dos estructuras clave, el pico y la caldera, ambas relacionadas.

La Cueva de los Canarios en una fotografía de Curt Herrmann (1915)./ ARCHIVO DE FOTOGRAFÍA HISTÓRICA DE CANARIAS-FEDAC
La Cueva de los Canarios en una fotografía de Curt Herrmann (1915)./ ARCHIVO DE FOTOGRAFÍA HISTÓRICA DE CANARIAS-FEDAC

Proceso eruptivo
El “Documento informativo” de este monumento natural, aprobado definitivamente como tal el 28 julio de 2005 por la COTMAC (Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias) explica cómo se originaron: “El proceso eruptivo comenzó hace unos 5.000 años, con una grieta de 1,5 km de longitud”, explica, debido a la presión del ascenso del magma, que derivó hacia dos puntos de emisión que dieron lugar a sendos conos de lapilli. Y mientras el cono sur comenzó “a sufrir violentas explosiones debido a procesos freatomagmáticos en los que un naciente de agua incidía con el conducto magmático, el cono más al norte experimentó una intensa actividad estromboliana y creció en tamaño de forma considerable”.

La lava que emitió este cono norte llegó hasta Marzagán, mientras que el cono sur, entre explosiones y coladas piroclásticas que se derramaban hacia el sur, conformaba una gran caldera que, en un momento determinado, “sufrió un tremendo colapso debido al peso de los materiales sobre la caja vacía de una cámara magmática somera”, y concluye: “Con este episodio cataclísmico se interrumpió definitivamente la actividad volcánica”. La caldera de Bandama adquirió entonces su actual configuración.

Cuevas aborígenes
Aparte de su vegetación (propia de lentiscales y acebuchales) y su fauna (sobre todo lagartos y perenquenes, junto a una amplia representación de aves), destaca un importante yacimiento arqueológico en el interior de la caldera denominado Cueva de los Canarios. Está “formado por un conjunto de cuevas aborígenes interconectadas y grabados rupestres asociados (petroglifos) de origen líbico-bereber”, indica brevemente el documento citado.

La Cueva de los Canarios es uno de los yacimientos arqueológicos más singulares de Gran Canaria, formado por un grupo de cuevas vivienda y cuevas granero excavadas en la roca. Para entrar a ellas presenta un único acceso, un agujero situado por debajo a través del cual se asciende al conjunto; de este modo era fácilmente defendible para sus moradores, que podían tapar la entrada con una laja de gran tamaño.

■ APUNTE
El burro ‘Perico’
En la vieja cuadra de las casas del fondo, con su tejado medio derruido, vive el último de los habitantes permanentes del lugar. No es humano (quien aún cultiva huertos aquí, baja cada día por el sendero), sino equino: es el burro Perico, que su amo utiliza para subir las papas al exterior ●
fondo-caldera-bandama-2907-1
■ CUADERNO DE CAMPO
El botánico David Bramwell

Recorrió la caldera de Bandama por primera vez en marzo de 1969, en compañía de su mujer, tal y cmo lo relata para PELLAGOFIO en su artículo de la serie “Cuaderno de campo” titulado “Unos vinitos con don Agustín”, recordando a quien se encontró en el fondo de la caldera dedicado a la agricultura. “Unos años después, en otra visita a la caldera, Zoë encontró el primer ejemplo de una planta de la que, posteriormente, Víctor Montelongo descubrió mas poblaciones en el fondo del cráter. Después de estudiarla con detalle, la reconocimos como especie nueva, la dama de Bandama (Parolinia glabriuscula Montelongo & Bramwell), una planta que, para mí, tiene unos recuerdos muy especiales” ●

Anterior

Unos vinitos con don Agustín en el fondo de Bandama

Siguiente artículo

La edad dulce del timple y el retorno de Totoyo Millares

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *