Producto canario

Molino de Rojas, oficio y sabor de gofio

Por toda Canarias hay repartidos multitud de molinos, sin excepción de isla ninguna de las llamadas “siete mayores”. La mayoría de los que existió son hoy testigos mudos o en ruinas de siglos pasados en los que el gofio era el alimento básico y, entre las familias más humildes, casi único. Sus excelentes cualidades lo mantienen en la mesa de los canarios. Ésta es la historia de uno de esos molinos que aún expide su singular aroma. [En PELLAGOFIO nº 35 (1ª época, noviembre 2007).]

Por YURI MILLARES

Las aguas que bajaban por el barranco de las Garzas hacia Guía de Gran Canaria movían el desaparecido molino de Las Cuartas, situado en su margen izquierda, antes de continuar en dirección a Gáldar dentro de una gran acequia por detrás de la casa del próspero emprendedor británico míster Leacock, propietario de grandes fincas de plataneras. Así llegaba, a su paso por el barrio de Rojas, al molino del mismo nombre. Se construyó éste entre 1878 y 1880, fecha en la que se cita una instancia presentada por el vecino Pablo Padrón Quintana para fabricar un molino harinero en el lugar. Las aguas de la Heredad de la Vega Mayor movieron sus piedras de 1,2 metros de diámetro y cerca de medio metro de grosor hasta 1938, en que se da de baja como molino hidráulico. Entonces era su molinero Bartolomé Molina Santiago, conocido y aún recordado hoy como Bartolito el del Molino.

«Una vez echaron plátanos a secar: lo picaban en trocitos y lo echaban a secar, después lo pasaban por el tostador y lo molíamos nosotros»ANTONIO MOLINA

El molino de Rojas en 1944: de izq a dcha, Antonio Molina, el empleado Eusebio y el molinero José (hijo de Bartolito)./ FOTO ARCHIVO MOLINO DE ROJAS

Bartolito salió de las medianías altas del norte grancanario, Lomo del Pino, cuando se casó. Vivió en el Puerto, en la ciudad de Las Palmas, un breve período de tiempo y llegó al barrio de Rojas a hacerse cargo del molino pues lo acababa de comprar. Ocurría esto a finales de los años veinte del siglo XX.

El molino también era tienda, de las llamadas “de aceite y vinagre”, y allí nació en 1932 su cuarto hijo, Antonio, que con 12 años de edad dejó la escuela y entró a trabajar en el molino. “Ya tú sabes las cuatro reglas, no vas más a la escuela”, recuerda que le dijo el padre, así que fue a decírselo a su maestro Manuel Sosa: “Mire, mi padre dice que no venga más a la escuela”. En aquella época, dice, “se podía hacer eso, hoy no: es obligatorio y lo veo muy bien. Porque nosotros lo que aprendimos es a trabajar”.

Suena la cencerra
“Mi padre trabajaba en aquella época para míster Leacock y mi madre [María Martín] era la que se encargaba de la tiendita y del molino de agua; y nosotros, por la noche, aquí mismo (en la habitación de lo que era la tienda) había una puerta [en el piso] y una escalera y el molino trabajaba ahí. El molino tenía una cencerra que sonaba cuando se vaciaba la tolva del millo y salíamos corriendo por ahí debajo, cargábamos otra vez el molino y hasta por la mañana”.

El molino de agua original fue ampliado a un segundo molino “que llamábamos de fuego” relata, pero enseguida hubo que cerrar el de agua. “Al molino llegaba el agua por un puente [de la Heredad] y por debajo pasaban los coches. Pero entre las aguas que bajaban por una barranquera detrás del molino, las piedras y la tierra que traía, empezó a subir a subir [el nivel del suelo] y ya no podían pasar ni los coches chicos, hasta que tuvieron que quitarlo porque pusieron una línea de guaguas de aquella época que tropezaba con el puente”.

Mario, nieto de Bartolito, hijo de Antonio, y la vieja tostadora del gofio./ FOTO Y. M.
Sin puente, hubo que hacer llegar el agua al molino desde la acequia mediante sifones, “pero era más el tiempo que se tupía que el que pasaba el agua. Hasta que tuvimos que quitar el molino de agua”. Tenía Antonio apenas unos seis años y ya escuchaba el ronroneo del motor de 17 caballos que su padre había comprado a míster Leacock hacía poco.

Un hervidero
Llegó la guerra y el hambre de la posguerra. Gofio era lo único que comían muchos . “Algunas veces estábamos 15 días moliendo día y noche, porque venía el millo racionado y cuando llegaba lo tostaba y lo traía. Algunos clientes se pasaban hasta las dos y las tres de la mañana esperando, para al siguiente día ir a trabajar. Y en esa época y en esas horas nosotros le echábamos un par de kilos para que se fueran a trabajar y nosotros al siguiente día se lo poníamos. Esto era un hervidero. Venía gente de todos sitios”.

Millo, trigo y cebada eran los granos más habituales entonces. Con ellos se hacía cada cual su gofio, porque muchas familias cultivaban para tener su propio gofio, tostando el grano en casa y llevando a moler al molino por la maquila. “Llegaron a traer hasta garbanzos. Y una vez echaron plátanos a secar: lo picaban en trocitos y lo echaban a secar, después lo pasaban por el tostador y lo molíamos nosotros. Eso me acuerdo en años de hambre, que robaban por aquí muchos plátanos… ¡para poder comer! Y los mezclaban con un poquito de cebada o garbanzos o lo que tuvieran”.

Tres días atrapados
De esa escasez de comida no se libraba ni el molinero. “Mis abuelos vivían en Barranquillo Frío y mi hermano y yo íbamos caminando allá arriba (que para ir a Piedra de Molino no había en aquella época ni carretera), a buscar un poco de millo para nosotros mismos, porque cuando se acababa el millo había que parar el molino. Entonces íbamos a casa del abuelo, nos echaba 10 ó 12 kilos al hombro y por ahí para abajo otra vez, lloviendo. Y gracias que cogíamos los atajos. Pero un día nos cuadró que subimos, empezó a llover y estuvimos tres días allá arriba en ca’ mi abuela… –se ríe con ganas– …porque no podíamos salir porque estaba lloviendo… –más risas– …y mi padre aquí desesperado porque no veníamos”.

«¡Pasaban más fatigas esa gente del valle de Agaete! Venían con carrillos de leña, jalando y empujando, y así llegaban hasta aquí»ANTONIO MOLINA

En el molino, pues, también tostaban, pero para ello empleaban a dos mujeres, ya que no había máquina que lo hiciera. Tenían un tostador de barro y después otro que hicieron con la mitad de un bidón de gasoil. El combustible, naturalmente, era la leña. “La comprábamos y algunas veces mezclábamos la leña con la hoja de platanera, pero la leña venía toda de Agaete. Tres y cinco carrillos chicos cargados de leña, ¡pasaban más fatigas esa gente del Valle! La cargaban en el carrito, de cuatro ruedas, jalando y empujando, y así llegaban hasta aquí. Y pinocha también”.

La tostadora
El sistema de las mujeres con el tostador pronto cambió en esa posguerra por una máquina que todavía hoy está a pleno rendimiento en el molino. “Sí, es de la época de mi abuelo –confirma el nieto, Mario Molina Martín–. La hizo maestro Francisco, más conocido como el padre de Antoñito El Calvo, que tenía un taller frente al actual colegio Fernando Guanarteme de Gáldar. Trabajaba de mecánico con míster Leacock en su época. Ese señor fue el que hizo la tostadora y hasta la fecha. Y la verdad que no la cambiamos. Funcionaba con el sistema de cocinillas de fuelle, que era cuando teníamos un motor de pozo, era lo que llamamos un molino de fuego y todo era por correas y poleas. La tostadora inyectaba aire y a su vez gasoil, el mismo sistema de las cocinillas. Luego, al desaparecer el motor, le hemos adaptado un pequeño quemador de horno, es lo único que le hemos cambiado”.

«La bolsa comenzamos pegándola con una vela y ahora es con una resistencia a la que le hemos adaptado un pedal de una guagua»MARIO MOLINA

Con la tercera generación de la misma familia al frente del molino, la actividad entre sus vetustas pero sólidas paredes sigue siendo intensa y, sobre todo, artesana.

“Todo artesano –insiste Mario–: de hecho descargamos los camiones a mano, el zarandeo lo seguimos haciendo a mano, el picado de la piedra y hasta el envasado es a mano: la bolsa comenzamos pegándola con una vela, luego un vecino en uno de sus viajes vio que en La Palma pegaban las bolsas con una hojita de papel y una madera con plancha de planchar la ropa, y ahora es con una resistencia a la que le hemos adaptado un pedal de una guagua”.

Más aún, además de gofio de trigo y gofio de cinco cereales, todavía emplean para el gofio de millo el que se cultiva en la isla: de Teror, Los Arbejales, Fontanales, Montaña Alta y Moya, “aunque yo prefiero más la zona de El Palmital y Santa Cristina, es un millo más pequeñito, más redondito y más sabroso”, confiesa.

No se cultiva suficiente, sin embargo, para abastecer el consumo siquiera de este molino, que por cada ocho mil kilos que puede adquirir un año, compra más del triple (unos 30 mil kilos) de millo argentino en el mismo período.

■ RECETARIO
Las propuestas del chef

Completan este reportaje dos recetas especialmente elaboradas para la ocasión por el jefe de cocina del restaurante Los Guayres (hotel Cordial Mogán Playa), Alexis Álvarez: un plato de pescado de inspiración netamente canaria como su cherne en salsa de gofio y cilantro y, de postre, espuma de gofio con sorbete de queso fresco de cabra y frutos rojos

Cherne en salsa de gofio y cilantro, receta del chef Alexis Álvarez.| FOTO YURI MILLARES
Cherne en salsa de gofio y cilantro, receta del chef Alexis Álvarez.| FOTO YURI MILLARES
Espuma de gofio con sorbete de queso fresco de cabra y frutos rojos.| FOTO YURI MILLARES
Espuma de gofio con sorbete de queso fresco de cabra y frutos rojos.| FOTO YURI MILLARES
■ ANÉCDOTAS A PIE DE PIEDRA
Los polvitos del molinero

Antonio Molina delante de los restos de la acequia que conducía el agua al molino en los tiempos en que funcionaba con energía hidráulica./ FOTO Y. M.
El reportaje de esta página tiene su continuación en el artículo “Antoñito, a mí me echas un polvito hoy… ¡de gofio!”, en el que el molinero Antonio Molina relata algunas anécdotas despachando gofio que hemos subtitulado “La vida triste” y “La vida alegre”. Incluye el apartado fotográfico “Paso a paso”, donde explicamos en imágenes todo el proceso de tostado y molienda en la producción del gofio y los tipos de millo [granos de maíz] más utilizados ●

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba