Francisco Belín

100 puntos Parker para un vino canario, el hito de Margalagua

«Perfectamente se podría presentar con redoble de tambores, pero Roberto Santana (Envínate) ya venía dando avisos con puntuaciones [Parker] que sumaban dígitos en cada añada», escribe Fran Belín en esta entrega de su columna “Chip de morena”. [En PELLAGOFIO nº125 (2ª época, enero 2024)].

Por FRANCISCO BELÍN
Periodista gastronómico

Perfectamente se podría presentar con redoble de tambores, tanto al vino como al elaborador, Roberto Santana (Grupo Envínate). El Táganan Tinto Parcela Margalagua 2021 obtiene 100 puntos de la Guía especializada que lidera el gurú de los vinos Robert Parker. Santana, con distintas elaboraciones en su haber (como el reconocido Palo Blanco), ya venía dando avisos con puntuaciones que sumaban dígitos en cada añada.

Conversando con Roberto, bromeo: «¡Muchacho! Con esta escalada, para la próxima tocan 101 puntos Parker»

Esta vez la punta de lanza vitivinícola que nace en el macizo de Anaga alcanzó, certera, la diana del extraordinario reconocimiento a un representante de Canarias. Algo así como el equivalente de tres estrellas Michelín o los correspondientes Soles Repsol en el ámbito de la cocina. Conversando con Roberto, bromeo: «¡Muchacho! Con esta escalada, para la próxima tocan 101 puntos Parker».

Bromas aparte, el enólogo y experto tinerfeño subraya que este hito, por supuesto, «no ha sido asunto de coser y cantar. Es un esfuerzo continuado, enorme, y no sólo nuestro, sino perceptible en el conjunto de elaboradores de Tenerife y de Canarias. Nosotros trabajamos en cuatro zonas distintas y con el Margalagua estábamos en los 98, 99… Resulta muy complicado mantener esa puntuación —afirma— y ya con los 100 para qué decir. Constituyen un reconocimiento y un prestigio internacional muy potente».

«Los territorios volcánicos suelen dar hortalizas más sabrosas o frutas más dulces, por lo que no hay duda de los excelentes atributos trasladables a las elaboraciones vitícolas»FERNANDO MORA, Master of Wine

Palabra de Master of Wine. Este nivel reúne muchos factores que propician a la añada un comportamiento excepcional, en opinión del catador que decidió otorgar lo máximo. Precisamente, el Master of Wine español Fernando Mora (cabe decir que sólo hay seis en España y unos 400 en el mundo) rindió homenaje al logro de Santana y Envínate durante su cata comentada en la clausura del reciente Congreso Worldcanic de Lanzarote.

En el encuentro, dedicado a las cocinas volcánicas, Mora detalló algunas de las características de los denominados «vinos volcánicos», a sabiendas de que «estos suelos son singulares y, por ende, ofrecen productos exclusivos». Estos territorios, insistió, «suelen dar hortalizas más sabrosas, frutas más dulces o legumbres de piel muy fina, por lo que no hay duda de los excelentes atributos trasladables a las elaboraciones vitícolas».

Para Roberto Santana, si 98 o 99 ya es una puntuación excelente, conseguir 100 «nos ubica de pleno en el panorama internacional y aporta el mensaje de que Canarias mira al futuro con determinación. El Margalagua viene a ser algo así como un estandarte de nuestro territorio y de futuras aspiraciones en este contexto mundial».

«Se trata de elaborar vinos con identidad, con ese acento atlántico de registros salinos que hacen salivar, uno de los atributos por los que somos tan felicitados»ROBERTO SANTANA/ENVÍNATE

Otra ventaja reseñable, según el experto, es que así avanzamos en el camino de erradicar el latiguillo de lo más simplón de «yo solo sé si un vino me gusta o no». «Hay matices, complejidades y personalidad propia de uvas autóctonas, junto a la acción de microclimas ante lo que no podemos limitarnos a que nos guste o no, sino a precisar porqué nos encanta más o menos respecto a otras referencias».

«Nuestra filosofía —señaló Santana— pasa por asegurar que cuando pruebas de esa copa te transporte al sitio, al origen. Se trata, por tanto, de elaborar vinos con identidad, particularizando por ejemplo ese acento atlántico de registros salinos que hacen salivar, uno de los atributos por los que somos tan felicitados».

«Exportamos a 45 países y, sin embargo, damos mucha importancia al Archipiélago. Creemos que nuestros vinos deben estar en las Islas en lo máximo que podamos»ROBERTO SANTANA

Santana cuenta como anécdota que «la primera persona que probó el Margalagua y lo quería para el restaurante Can Roca fue el célebre sumiller Pitu Roca, allá por 2012. Tanto a él, como a otros experimentados catadores, les llama la atención los vinos que elaboramos aquí. Afortunadamente, hay más proyectos en Canarias, en todas las islas, con los que estamos haciendo ruido a nivel internacional. Eso es positivo porque aportamos valor».

«Es carísimo, claro». Doy el apunte al enólogo, como diciendo que esto no se lo puede permitir el bolsillo de la mayoría de los mortales. «A ver —matiza—, sabemos los límites de producción que tenemos en Canarias. Nosotros exportamos a 45 países y, sin embargo, damos mucha importancia al Archipiélago. Creemos que nuestros vinos deben estar en las Islas en lo máximo que podamos. Y distribuirlo a restaurantes que han apostado por nosotros desde hace una década».

La relación calidad-precio «la cuidamos igualmente en extremo con el Palo Blanco, un vino que elaboramos en Los Realejos y que también ha obtenido excelente puntuación, relativamente más fácil de encontrar en nuestra comunidad autónoma. Está entre los bien puntuados de vinos blancos españoles y es muy placentero, con bastante identidad y personalidad. Los consumidores lo tienen asequible en vinotecas o tiendas especializadas».

En buena compañía. Roberto Santana considera que «el mejor vino es el que compartimos en buena compañía. Nosotros lo asociamos a los gratos recuerdos, fundamentalmente. Que emocione, en definitiva, y que sea una excusa para quedar con amigos, tu familia, la pareja…».

«Existen muchos suelos volcánicos —indicó el MW Fernando Mora en el Worldcanic que cerraba el año 2023— y, por ello, no siempre son los mismos elementos los que hacen que éstos sean propicios para la viticultura. Algunos tienen una gran capacidad para la retención de agua, otros justamente al contrario… Al denominarlos en conjunto vinos volcánicos se ha intentado crear una etiqueta que los englobe a todos, pero en realidad es mucho más complejo».

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba