En portada

El ADN confirma otras 19 uvas canarias únicas en el mundo

Recientes estudios genéticos identifican decenas de nuevas variedades y mutaciones

La genetista Francesca Fort, estudiosa del ADN de las uvas canarias, ofrece a los lectores de PELLAGOFIO la traducción de sus últimas investigaciones publicadas en revistas científicas internacionales. Ha confirmado 6 variedades nuevas en El Hierro, 4 en La Gomera, 1 en Fuerteventura y 8 en Lanzarote, además de decenas de mutaciones. [En PELLAGOFIO nº128 (2ª época, abril 2024)].

■ Las 6 de El Hierro
Las seis nuevas variedades identificadas para la ciencia mediante el ADN en la Isla del Meridiano son: Uval piñero, Uvalero volcánico, Pinar negro, Seis de Carlos, Tesoro blanco y Uval negro. A éstas se añaden las otras cinco variedades ya descritas en anteriores trabajos: Burra volcánica, Huevo de gallo, Verdello de El Hierro, Verijadiego y Verijadiego negro. La suma total para esta isla es de once variedades exclusivas.

■ Las 4 de La Gomera
El análisis genético de la diversidad presentada por la vid en la Isla Colombina describe cuatro variedades nuevas: Coello blanca, Barrerita negra, Malvasía Periquín gomerae y Verdello gomerae. Para la conocida Albillo forastero (también llamada Forastera, Forastera blanca, Forastera gomera y Gomera) —la más cultivada, con el 85% de la superficie vitícola insular— propone el nombre de Forastera gomerae.

■ Las 8 de Lanzarote
Las ocho nuevas descritas para la isla de los Volcanes son: Blanca de la Granja del Cabildo, Burra chinija, Diego chinija, Lemes del Cabezo, Malvasía alistanada fina, Malvasía alistanada rústica –una mutación de Malvasía alistanada fina—, Sinforiano Chano, Uvillón negro, Vijariego blanco de la Granja. Junto a las ya identificadas Breval negro, Malvasía volcánica, Torrontés volcánico y Uva de año suman 12 variedades locales.
Mapa de las variedades de uva exclusivas de Canarias y de sus islas. Avance del que saldrá en la edición de 2024 del libro ‘Acerca del Canary Wine’. | ARCHIVO PELLAGOFIO (ELABORACIÓN PROPIA). FUENTE: FRANCESCA FORT

Por YURI MILLARES

Junto con el olivo, el trigo y la higuera, la vid con la que se elaboran los vinos en el mundo (Vitis vinifera L.), es una de las especies más antiguas de la Cuenca del Mediterráneo. Así lo explica Francesca Fort Marsal, genetista de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, institución que posee la base de datos de perfiles genéticos de uva del mundo más extensa en España. La especie cultivada de la vid (o domesticada, como también se llama) llegó a Canarias con la conquista castellana.

El compromiso de esta genetista con Canarias es total desde que, en 2008, llegaran a sus manos las primeras muestras del archipiélago para analizar y no se pudo creer los resultados. De hecho, repitió los análisis, sorprendida e incrédula. «El ADN revelaba unos perfiles genéticos extraordinariamente diferentes respecto a lo que teníamos entonces en nuestra base de datos», reveló en una entrevista en PELLAGOFIO en 2019. Eran especies exclusivas de las Islas. Y tenía para comparar muestras de 24 países del mundo. Con cerca de 800 perfiles genéticos únicos, contando las mutaciones, Canarias aporta ya a esa base datos el 50% de los individuos o quizás más, decía en aquella entrevista.

Frente a las apenas 12 variedades que ocupan entre el 70-90% de la superficie del viñedo actual en el mundo, destaca la potencialidad varietal de las islas Canarias en la elaboración de vinos singulares

Francesca Fort Marsal. | FOTO Y. MILLARES

Desde sus orígenes hace miles de años hasta la actualidad, se cuantifica una variabilidad intervarietal de más de 6.000 cultivares de la vid domesticada (Vitis vinifera ssp vinifera). Sin embargo, apenas son 12 variedades (Cabernet-Sauvignon, Chardonnay, Merlot, Pinot noir, Syrah, Sauvignon blanc, Riesling, Muscat blanc à petits grains, Gewürztraminer, Viognier, Pinot blanco y Pinot gris) las que ocupan entre el 70-90% de la superficie del viñedo actual en el mundo, dice.

«Este hecho está provocando una importante homogenización de los vinos comerciales», advierte, a la vez que señala la potencialidad varietal de las islas Canarias en la elaboración de vinos singulares.

Además, señala, «uno de los acontecimientos históricos más relevantes dentro del sector vitivinícola es que la filoxera (que devastó los viñedos europeos y causó una reducción drástica de las variedades locales) nunca atacó al archipiélago canario». Sí afectó, por cierto, a los también archipiélagos macaronésicos de Azores y Madeira.

«Muchas de las variedades de Vitis vinifera L. en las islas Canarias son el resultado no sólo de la selección natural y las mutaciones, sino de cruces naturales y de la selección antropogénica» FRANCESCA FORT y col.

«Esto ha permitido —añade— la aparición de nuevos fenotipos debido a la acumulación de mutaciones genéticas a lo largo de cinco siglos para posibilitar la adaptación. Por tanto, muchas de las variedades de Vitis vinifera L. en las islas Canarias son el resultado no sólo de la selección natural y las mutaciones, sino de cruces naturales y de la selección antropogénica».

La isla más biodiversa
Los últimos estudios genéticos que ha realizado con el grupo de investigadores que coordina los ha publicado a finales de 2023 en la revista científica internacional Horticulturae, con sede en Basilea (Suiza). Se trata de tres artículos diferentes dedicados, respectivamente, a la vid en las islas de El Hierro, La Gomera y Fuerteventura [ver información aparte]. A estos hay que sumar el artículo dedicado a Lanzarote, publicado en agosto de 2022 en OENO one, revista científica internacional con sede en Burdeos (Francia).

«A alguien le puede chocar que para El Hierro se han descrito 11 variedades y en Lanzarote 12, pero hablamos de biodiversidad por km2 y la isla de El Hierro es mucho más chiquitina que la de Lanzarote»FRANCESCA FORT

En el caso de El Hierro, se trata de la isla «más biodiversa del archipiélago». Así lo señalan, en el artículo «Estudio de la biodiversidad molecular y estructura poblacional de Vitis vinifera L. ssp vinifera en la isla volcánica de El Hierro…»[1], Francesca Fort (coordinadora) y los otros cinco científicos firmantes. «Del resultado de este estudio se describieron 28 variedades, de las cuales 6 eran nuevas y se halló, también, la primera mutación rosada de la variedad local canaria Bermejuela».

«Hablamos de que El Hierro es la isla más biodiversa y eso es verdad —señala Fort a PELLAGOFIO—. A alguien le puede chocar que para El Hierro se han descrito once variedades y en Lanzarote, doce —sumando las descritas ahora, más las identificadas en estudios anteriores—. Pero hablamos de biodiversidad por kilómetro cuadrado y la isla de El Hierro es mucho más chiquitina que la de Lanzarote. Por otra parte, el número de muestras prospectadas en Lanzarote fue de 223, mientras que en El Hierro no llegaban a 90. Si hubiéramos prospectado 200 muestras en El Hierro a lo mejor hubiéramos encontrado más cosas».

Viticultura heroica
El Hierro reúne, además, «todas las características edafológicas y climáticas para poseer una viticultura de calidad». Con el añadido de tratarse de una viticultura heroica, es decir, el «cultivo de viñedos bajo unas condiciones de extrema dificultad». Y ello por cuatro criterios la definen: terreno con más de 30% de desnivel, altitud superior a 500 metros sobre el nivel del mar, viñas en terrazas de cultivo y viticultura en pequeñas islas.

El trabajo concluye con la identificación de seis nuevas variedades (Uval piñero, Uvalero volcánico, Pinar negro, Seis de Carlos, Tesoro blanco, Uval negro). Si a éstas se añaden las otras cinco variedades descritas en anteriores trabajos por diferentes investigadores (Burra volcánica, Huevo de gallo, Verdello de El Hierro, Verijadiego y Verijadiego negro), «a partir de este momento la población herreña estará formada por once variedades».

El estudio también propone para El Hierro incorporar 5 nuevos nombres sinónimos (Bermajuelo, Bermajuelo rosada, Mulata rosada, Bermajuelo mulato de El Llano y Negramuelle), además del término Baboso blanco como nueva sinonimia de la variedad portuguesa Samarrinho

A estas seis nuevas variedades caracterizadas e identificadas por primera vez, el estudio añade «una nueva mutación de color para la variedad Bermejuela (Bermejuela rosada) que ya poseía un sport la Bermejuela tinta. También se propone incorporar 5 nuevos nombres sinónimos (Bermajuelo, Bermajuelo rosada, Mulata rosada, Bermajuelo mulato de El Llano y Negramuelle), además del término Baboso blanco como nueva sinonimia de la variedad portuguesa Samarrinho. Finalmente, la detección de una homonimia. Se trata del término Uval blanco, que sería una de las nuevas sinonimias usadas en El Hierro para denominar a las variedades Verijadiego y Malvasía fina y que se propone incorporar para ambas variedades».

El estudio referido a la isla de La Gomera, «Análisis de la diversidad presentada por Vitis vinifera L. en la isla volcánica de La Gomera…»[2], describe cuatro variedades nuevas (Coello blanca, Barrerita negra, Malvasía Periquín gomerae, Verdello gomerae) y una mutación de una nueva variedad local, Verdello gomerae de Monacal).

«La población de vides locales de la isla de La Gomera se perfila como la más singular del Archipiélago Canario hasta este momento»FRANCESCA FORT y col.

Uvas singulares
«La población de vides locales de la isla de La Gomera se perfila como la más singular del Archipiélago Canario hasta este momento», afirma el estudio. Como hipótesis, manejan como más singulares «las variedades con una fuerte influencia del Este de la Cuenca del Mediterráneo, Malvasía Periquín gomerae y Verdello gomerae».

Y dice de las otras: «La variedad Coello blanca, muy mestiza, parece tener una gran influencia centroeuropea. Se hipotetiza con la posibilidad de que la variedad Barrerita negra, al igual que la variedad de la isla de Fuerteventura Majorera, puedan ser el resultado de un cruce interespecífico como ha resultado ser la variedad Bienmesabe tinto».

Para La Gomera se propone cambiar el nombre principal de la variedad Albillo forastero impuesto por la comunidad científica arbitrariamente, por el nombre más extendido y conocido en la isla y en el Archipiélago de Forastera gomerae

Además, «propone cambiar el nombre principal de la variedad Albillo forastero impuesto por la comunidad científica arbitrariamente, por el nombre más extendido y conocido en la isla de La Gomera y en el Archipiélago Canario, que es Forastera gomerae».

La variedad denominada Albillo forastero (también llamada Forastera, Forastera blanca, Forastera gomera y Gomera) es la más cultivada de esta isla. Ocupa el 85% de la superficie vitícola insular. Actualmente se sabe que esta variedad «procede del cruce entre la variedad andaluza Palomino fino (conocida en las Islas Canarias como Listán blanco) y la variedad portuguesa Verdelho branco (conocida en las Islas Canarias como Verdello). Además, en este cruce también se generó otra variedad canaria conocida con el nombre de Albillo criollo (variedad local de la isla de La Palma)», detallan Fort y demás firmantes del artículo.

En total, las variedades halladas en la prospección realiza en La Gomera fue de 19 variedades: cuatro son las nuevas variedades descritas para la ciencia ya citadas. Las otra 15 variedades presentes ya eran conocidas: Albillo forastero, Alicante Henri Bouschet, Bermejuela, Caracol, Listan negro, Malvasía Dubrovacka, Mollar cano, Muscat of Alexandria, Palomino fino, Ruby cabernet, Tempranillo tinto, Torrontés volcánico, Uva de año, Verdelho branco y Verijadiego.

De los estudios genéticos realizados a 223 muestras de Lanzarote se detectaron ocho nuevos cultivares y dos nuevas mutaciones de color (Chasselas lajiares y Diego de El Raso rosado)

Adaptadas al cambio climático
«La caracterización molecular de las variedades actuales de Vitis vinifera L. en Lanzarote (Islas Canarias, España) revela nueve individuos que corresponden a ocho nuevas variedades y dos nuevas mutaciones de color (mutaciones de “porte”)»[3] titulan Francesca Fort y colaboradores el estudio publicado en OENO one sobre la vid en la Isla de los Volcanes. Aquí, las cepas tienen el gran interés para el sector vitivinícola de que «pueden actuar como vivero para obtener cepas mejor adaptadas y mitigar los efectos del cambio climático».

De los estudiós genéticos realizados a 223 muestras, se obtuvieron resultados igualmente novedosos para el conocimiento de sus variedades de Vitis vinifera L. En total, ocho nuevos cultivares (Blanca de la Granja del Cabildo, Burra chinija, Diego chinija, Lemes del Cabezo, Malvasía alistanada fina, Malvasía alistanada rústica –una mutación de Malvasía alistanada fina—, Sinforiano Chano, Uvillón negro, Vijariego blanco de la Granja), y dos nuevas mutaciones de color (Chasselas lajiares y Diego de El Raso rosado).

Además, los estudios científicos sobre variedades de la isla de Lanzarote describen otras cuatro variedades locales (Breval negro, Malvasía volcánica, Torrontés volcánico y Uva de año), lo que hace que existan un total de doce variedades locales y dos mutaciones de color para esta isla.

«Los viñedos estén sujetos a condiciones extremas y requieran de un cuidado y mantenimiento manual constante. La viticultura, por tanto, puede considerarse heroica»

Por razones distintas a las de El Hierro, en el otro extremo del archipiélago, aquí también podemos hablar de viticultura heroica. «La proximidad al trópico hace que las temperaturas medias (22ºC) no sean lo suficientemente bajas como para provocar la parada del desarrollo vegetativo natural de las plantas, por lo que es necesario inducir la parada vegetativa mediante podas», argumentan.

Además, «las escasas precipitaciones (menos de 150 mm anuales de media) obligan a optimizar los recursos hídricos. Los viticultores de Lanzarote saben aprovechar el origen volcánico de la tierra. La capa de lapilli en algunas zonas puede tener hasta 3 metros de espesor y puede utilizarse para almacenar agua. Asimismo, los fuertes vientos alisios suelen deshidratar la planta y ponerla en peligro (DOP Vinos de Lanzarote, 2019). Todos estos factores hacen que los viñedos estén sujetos a condiciones extremas y requieran de un cuidado y mantenimiento manual constante. La viticultura, por tanto, puede considerarse heroica».

En estas condiciones, destacan, «las especies de vid que los colonizadores cultivaron por primera vez, han sufrido un proceso de adaptación a este hábitat extremadamente árido durante trescientos años».
______________

[1] “Estudio de la biodiversidad molecular y estructura poblacional de Vitis vinifera L. ssp vinifera en la isla volcánica de El Hierro (Islas Canarias, España) mediante marcadores microsatélites” (descarga aquí el pdf de la versión en idioma español, cedida por Francesca Fort para los lectores de PELLAGOFIO). Artículo original en inglés:
Study of Molecular Biodiversity and Population Structure of Vitis vinifera L. ssp. vinifera on the Volcanic Island of El Hierro (Canary Islands, Spain) by Using Microsatellite Markers, by Francesca Fort, Qiying Lin-Yang, Luis Ricardo Suárez-Abreu, Pau Sancho-Galán, Joan Miquel Canals and Fernando Zamora. Horticulturae 2023, 9(12), 1297; 30 Nov 2023.

[2] “Análisis de la diversidad presentada por Vitis vinifera L. en la isla volcánica de La Gomera (Archipiélago Canario, España) utilizando repeticiones de secuencias simples (SSR) como marcadores moleculares” (descarga aquí el pdf de la versión en idioma español, cedida por Francesca Fort para los lectores de PELLAGOFIO). Artículo original en inglés:
Analysis of the Diversity Presented by Vitis vinifera L. in the Volcanic Island of La Gomera (Canary Archipelago, Spain) Using Simple Sequence Repeats (SSRs) as Molecular Markers, by Francesca Fort, Qiying Lin-Yang, Carla Valls, Pau Sancho-Galán, Joan Miquel Canals and Fernando Zamora. Horticulturae 2023, 10(1), 14; 22 Dec 2023

[3] “La caracterización molecular de las variedades actuales de Vitis vinifera L. en Lanzarote (Islas Canarias, España) revela nueve individuos que corresponden a ocho nuevas variedades y dos nuevas mutaciones de color (mutaciones de “porte”)” (descarga aquí el pdf de la versión en idioma español, cedida por Francesca Fort para los lectores de PELLAGOFIO). Artículo original en inglés:
Molecular characterisation of the current cultivars of Vitis vinifera L. in Lanzarote (Canary Islands, Spain) reveals nine individuals which correspond to eight new varieties and two new sports. By Francesca Fort, Gemma Marsal, Josep Maria Mateo-Sanz, Violeta Pena, Juan Miguel Canals, Fernando Zamora. Vol. 56 No. 3 (2022): OENO One. Published: 31 August 2022.

Botón volver arriba